¿En qué consiste el síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño (SAHS)?

apnea1

Normalmente, mientras duerme, los músculos que controlan la lengua y el paladar blando mantienen la vía respiratoria abierta

apnea2

Si estos músculos se relajan la vía respiratoria se estrecha, lo que causa ronquidos y dificultades para respirar.

apnea3

Si estos músculos se relajan demasiado, la vía respiratoria puede bloquearse completamente impidiendo la respiración. A esta condición se le denomina Apnea Obstructiva del Sueño.

Tras un período de tiempo, entre diez segundos y dos minutos, el cerebro se da cuenta de que falta oxígeno y alerta al cuerpo para que se despierte. Aunque la persona que padece este trastorno a menudo no se da cuenta, este ciclo puede producirse varios cientos de veces durante la noche, interrumpiendo seriamente el sueño.

¿Cómo se puede saber si alguien padece de SAHS?

Es fácil saber si alguien padece de SAHS. Si escucha a la persona mientras duerme, oirá ronquidos seguidos de un período de silencio. A continuación puede producirse un resoplido fuerte o un jadeo y la persona vuelve a respirar otra vez.

¿Cuáles son los síntomas de la sindrome de la apnea obstructiva del sueño?

Excesiva somnolencia durante el día
Muchas personas con SAHS se sienten cansadas durante el día. Puede que se queden dormidas en el trabajo, mientras conducen el automóvil, conversando, mientras leen o mientras ven la televisión.

Ronquidos fuertes
La mayoría de las personas con SAHS roncan fuerte. Los ronquidos van a menudo interrumpidos por silencio y seguidos de un jadeo.

Irritabilidad
Debido a la falta de sueño y al estrés de intentar seguir llevando una vida normal, las personas con SAHS a menudo están muy irritables.

Otras consecuencias más graves asociadas con SAHS incluyen depresión, hipertensión, enfermedades del corazón graves, problemas sexuales, pérdida de memoria, deterioro intelectual y dolores de cabeza por la mañana.

¿Quienes padecen SAHS?

Aunque muchas personas no han oído hablar de la SAHS, es una condición común que afecta hasta a un 10% de la población. Puede afectar a personas de cualquier edad, desde recién nacidos hasta a adultos de ambos sexos.

¿Cómo se trata la SAHS?

El tratamiento más común es la Presión de Aire Positiva y Continua nasal (CPAP). La CPAP no es un medicamento ni una cirugía pero permite un tratamiento inmediatamente eficaz. Actualmente lo recomiendan la mayoría de los médicos a nivel mundial y está aliviando a miles de personas que padecen SAHS.

Creo que tengo SAHS, ¿qué debo hacer?

Si tiene alguno de los síntomas de SAHS, llámenos al 900 49 41 38 y le haremos una prueba inmediatamente para que pueda iniciar el tratamiento en una semana si es necesario.