Fatiga crónica, ¿es solo cosas de mujeres?

Fatiga crónica, ¿es solo cosas de mujeres?

El síndrome de la fatiga crónica es una enfermedad que afecta a mucha población española, pero a diferencia de otras enfermedades, esta no está muy estudiada y es por ello que gran parte de la ciudadanía desconoce cuáles son sus causas, los síntomas que experimenta un paciente diagnosticado con fatiga crónica y su correcto tratamiento para una posible recuperación.

Llega a tal el desconocimiento a cerca de la fatiga crónica que se ha llegado a pensar que se trata de una enfermedad solo de mujeres. En este artículo de TerapiaCpap desmontaremos los mitos que la rodean y desvelaremos todo lo relacionado a esta enfermedad, y es que el síndrome de la fatiga crónica puede ser muy impredecible. Muy atentos que empezamos, ¿nos acompañas?

¿Qué es la fatiga crónica? Antes de entrar a fondo en el perfil de paciente que sufre, con mayor frecuencia, una fatiga crónica, es necesario explicar, para todos aquellos que no la conozcan, en qué consiste esta enfermedad. Se trata de una enfermedad que afecta a muchos sistemas del cuerpo y dificulta la realización de las actividades normales. Se presenta mediante el cansando extremo, falta de sueño, la imposibilidad de salir de la cama, la soledad y el aislamiento, entre otros.

Es una enfermedad grave y de larga duración, y en ocasiones se ha llegado a confundir con la depresión por los síntomas que causa en la persona que la sufre. Su nombre oficial es el de encefalomielitis miálgica, pero todo el mundo hace referencia a ella como el síndrome de la fatiga crónica. Ahora que ya sabemos en qué consiste dicha enfermedad, vamos a profundizar en aspectos tan importantes como el perfil del paciente.

Cualquier persona puede sufrirlo

Rompiendo todo tipo de mitos, la fatiga crónica no es solo cosa de mujeres. Desde siempre se ha vinculado esta enfermedad al porcentaje de población femenina, pero es una información errónea ya que cualquier persona puede sufrir este síndrome, y existen casos de hombres y de mujeres. Pese a eso, sí que es cierto que los hombres adultos lo presentan con menor frecuencia que las mujeres adultas. Más concretamente, la edad más común de quienes sufren esta enfermedad ronda de los 40 a los 60 años.

Como hemos comentado anteriormente, el síndrome de la fatiga crónica es impredecible e igual que aparece puede desaparecer dependiente del paciente. Otros de los síntomas que nos puedes hacer sospechar que algo no funciona y debemos consultar a un especialista son algunos como la fatiga constante, problemas para concentrarse y pensar, dolor corporal general, mareos, e incluso problemas para dormir.

Tanto hombres como mujeres deben seguir el mismo protocolo de actuación si sienten que alguna de estos efectos. Partimos de la base de que el síndrome de la fatiga crónica es difícil de diagnosticar y no existen pruebas que lo relacionen directamente, es por ello por lo que la doctora o doctor que lleva el caso debe realizar un examen médico completo.

Dicho estudio contará con pruebas del tipo pruebas de orina y de sangre, análisis estado físico y mental, consulta sobre su historial médico y antecedentes familiares, y preguntas relacionadas con la temporalidad de los síntomas que padece. Es importante remarcar que, pese a que la enfermedad es más frecuente en mujeres, también los hombres pueden sufrir fatiga crónica, por lo que las pruebas se realizarán a ambos sexos.

Una vez diagnosticado el síndrome de la fatiga crónica es fundamental buscar soluciones que puedan ayudar a controlar esos dolores o problemas que la enfermedad puede causarte. Por ejemplo, si una de las causas del cansancio extremo radica en la falta de descanso a la hora de dormir, es importante buscar buenos hábitos del sueño para dormir mejor. Desde TerapiaCpap creemos que generar rutinas del sueño, pasar tiempo a la luz natural o crear un ambiente adecuado para dormir pueden ser algunas de las soluciones para frenar los efectos de la fatiga crónica.

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *