En qué consiste la prueba de la apnea del sueño

En qué consiste la prueba de la apnea del sueño

Muchos pacientes admiten que tienen problemas para dormir y sospechan que pueden sufrir apnea del sueño pero no se realizan la prueba oportuna porque tienen miedo a la misma y a sus consecuencias. Pero se debe aclarar que es una prueba muy sencilla, sin dolor, sin grandes aparatos y que se puede hacer en el domicilio del paciente. La apnea del sueño es un grave problema que impide dormir y descansar de forma correcta y que por tanto acaba derivándose en somnolencia, falta de energía y a largo plazo en depresión. Existen personas que se despiertan con interrupciones de respiración y que reconocen que pueden sufrir apnea del sueño, sin embargo no realizan una consulta profesional porque tienen miedo de la prueba. Pero el estudio de la apnea del sueño se realiza de forma sencilla y práctica en el propio domicilio del paciente. Se consiguen así resultados más exactos y reales ya que el paciente duerme en su cama habitual y se registran hasta cinco canales de información: esfuerzo respiratorio, pulso, saturación de oxígeno, flujo nasal y ronquido. Los movimientos del pecho también son importantes porque muestran si el paciente está haciendo un esfuerzo para respirar. El aparato que deben tener los pacientes es muy pequeño y sólo trata de medir la respiración para poder obtener un diagnóstico exacto. Por tanto no conlleva ningún trastorno en su vida diaria, ni inflige dolor. Es decir, no debe ser una excusa ni se debe dejar pasar esta prueba tan importante. Las parejas y familiares son muchas veces las personas que alertan de que algo puede estar pasando y que el paciente puede sufrir apnea del sueño ya que son los que padecen los ronquidos y desvelos y se pueden dar cuenta de la gravedad del asunto. Se debe tener un diagnóstico adecuado para la apnea del sueño ya que es lo que facilitará un tratamiento adecuado y personalizado. El seguimiento es también relevante ya que es lo que evalúa si el paciente está llevando a cabo las recomendaciones de forma correcta y permite estudiar la evolución. El diagnóstico también determina el tipo de aparato que necesita el paciente y le explicará la forma de utilizarlo. Algunos pacientes consideran que pueden vivir con la apnea del sueño sin tratarla pero eso no es calidad de vida ya que puede acabar con graves consecuencias y enfermedades. Unas enfermedades que acaban afectando a la vida familiar, laboral y personal. Todo ello se puede acabar con una sencilla prueba y un diagnóstico a tiempo.  

Share this post