INDUCTORES DEL SUEÑO NATURALES, MITOS Y VERDADES

INDUCTORES DEL SUEÑO NATURALES, MITOS Y VERDADES

Dormir mejor sin fármacos: Los inductores naturales del sueño que SÍ funcionan

La dificultad para conciliar el sueño, o la baja calidad de éste, es uno de los males más comunes en la sociedad moderna. Los remedios caseros y los trucos de la abuela han pasado de generación en generación, a veces sin saber muy bien porqué funcionan. ¿Qué tiene de real el vaso de leche caliente antes de acostarnos? Vamos a desmontar algunos mitos sobre los inductores del sueño y enseñarte a dormir mejor.

Los lácteos:

Verdadero: ya sea el vaso de leche o la porción de queso, los lácteos son de gran ayuda para conciliar el sueño.  La leche y sus productos derivados contienen triptófano, un aminoácido que estimula la producción de serotonina. La serotonina es un neurotransmisor que tiene efectos calmantes y sedantes cuando se libera en nuestro organismo.

Falso: El queso azul o muy fermentado provoca pesadillas. Nada tiene a ver la maduración del queso con las pesadillas que se producen en la fase más profunda del sueño, la fase REM. Sí que hay personas, en cambio, a las que les cuesta digerir los lácteos o directamente padecen cierta intolerancia hacia algún alimento. Inevitablemente, descansarán mal si ingieren esos productos antes de dormir.

Infusiones de hierbas naturales:

Verdadero: Las infusiones de hierbas naturales como por ejemplo la Pasiflora, Tila, Amapola de California, o la Valeriana. Tienen un efecto demostrado como inductores del sueño y sedantes sobre el sistema nervioso central. Actualmente existen en el mercado fórmulas en diferentes formatos, como infusiones, comprimidos, o gotas con una mezcla de los diferentes principios activos.

Falso: Las hierbas naturales usadas como calmantes en trastornos de ansiedad o insomnio ayudan siempre a conciliar el sueño. Las plantas medicinales están muy ligadas a la tradición e incluso a la magia en ciertos países.  No todas las fórmulas tienen la misma efectividad en todas las personas. La composición cuantitativa del principio activo y que parte de la planta se utiliza para la preparación es muy importante. Hay estudios y evidencias científicas sobre las propiedades sedantes de las plantas mencionadas anteriormente, pero no así de otros preparados que carecen de evidencias científicas y estudios clínicos que las respalden. En este caso  la tradición popular y el efecto placebo tienen mucho a ver en la efectividad de estos preparados

Dormir con la cabeza orientada a un punto cardinal concreto:

Ni verdadero ni falso: En este punto dejaremos al lector se posicione en frente a estas afirmaciones. Hay diferentes corrientes como el Feng Shui o la Geobiología que tienen sus teorías al respecto. Afirman que el magnetismo de la tierra afecta a la dinámica y regeneración de nuestras células mediante su magnetismo mientras dormimos. Si favorecemos la re polarización de las mismas y alineamos el cuerpo con el magnetismo de la tierra favoreceremos el descanso. En otras palabras, recomiendan dormir con la cabeza hacia el Norte para descansar mejor, o en su defecto hacia el Este. Hacia el Sur u Oeste impiden el buen descanso y provocan los efectos contrarios, como cansancio o abatimiento. Aquí podéis encontrar más información sobre este tema http://www.perevila.es/geobiologia . Así mismo, recomiendan alejarnos de cualquier fuente electromagnética, sonora o luminosa en nuestra zona de descanso.  De ello hablamos en nuestro anterior post https://www.terapiacpap.com/higiene-sueno/

Ingerir bebidas alcohólicas:

Verdadero: Un vaso de vino al día, sobre todo el tinto, tiene un efecto saludable para el corazón.  Así lo certifica la Fundación Española del Corazón. Pero éste vaso de vino se recomienda en las comidas, no en las cenas, y no tiene nada que ver con la inducción del sueño. La cerveza (siempre sin alcohol) puede ser una buena aliada ya que contiene lúpulo, que sí favorece la conciliación del sueño.

Falso: La ingesta de alcohol ayuda a una mejor conciliación del sueño. Esta es una verdad a medias. Es cierto que en una primera fase el alcohol produce somnolencia. Pero diversos estudios han demostrado que una concentración de alcohol, sin que sea muy elevada, altera la arquitectura del sueño del individuo. En fases de sueño profundo pueden aparecer una serie de micro despertares, debido al aumento de ondas Alfa (propias del estado de vigilia), en una fase del sueño donde las ondas deberían ser lentas y de otro tipo.

Si tienes problemas relacionados con el sueño consulta a un profesional para que haga un diagnóstico diferencial sobre las posibles causas del insomnio. Y sigue nuestro blog para aprender a dormir mejor! Feliz sueño.

Share this post