La relación entre el sueño y la memoria inmunológica en 6 claves

La relación entre el sueño y la memoria inmunológica en 6 claves

El sueño es esencial para el funcionamiento óptimo del sistema inmunitario. Es importante para la inervación del hipocampo, la parte del cerebro responsable de la formación y recuperación de la memoria, así como para la renormalización de la memoria inmunitaria. Los vínculos entre el sueño y la memoria inmunológica son cada vez más evidentes a medida que avanza la investigación. En la última década, varios estudios han sugerido una fuerte conexión entre el sueño y la memoria inmunológica. Con esto en mente, echemos un vistazo a esta fascinante área de investigación científica.

1. El sueño mejora la formación de la memoria

Varios estudios recientes -muchos de los cuales fueron resumidos en un artículo de 2017 publicado en la revista Trends in Neurosciences– destacan la importancia del sueño en la formación de la memoria. Se ha demostrado que el hipocampo se ve muy afectado por el sueño. Incluso una siesta corta puede tener un efecto beneficioso en la formación de la memoria, y los investigadores de la Universidad de Manchester han descubierto que una siesta de 90 minutos ayudó a mejorar la capacidad de recuerdo de la memoria entre los voluntarios.

Un estudio publicado en la revista Nature Communications en 2017 demostró que incluso una siesta de 30 minutos por la tarde mejoraba significativamente la formación de la memoria, sobre todo en los adultos jóvenes. Además, un estudio de la Academia Americana de Neurología descubrió que la velocidad a la que una persona se quedaba dormida estaba relacionada con una mejora de la memoria cognitiva.

2. El sueño ayuda a consolidar los recuerdos

Además de mejorar la formación de recuerdos, el sueño también ayuda a consolidarlos. Durante las fases profundas del sueño, conocidas como sueño de ondas lentas (SWS), el hipocampo y las regiones cerebrales asociadas muestran patrones de actividad neural que se ha teorizado que intervienen en la consolidación de la memoria. Un estudio publicado en 2017 en la revista Science descubrió que la consolidación de la memoria factual y visual aumentaba significativamente durante la SWS. Es interesante que los investigadores también descubrieran que las personas que conseguían un sueño de mejor calidad recordaban mejor sus experiencias que las que dormían lo mismo pero con menos calidad.

3. El sueño y la memoria inmunológica

Una de las funciones del sistema inmunitario es reconocer y responder a la presencia de patógenos. Un componente crítico de esta respuesta es la formación y el mantenimiento de la memoria inmunológica. En otras palabras, el organismo debe “recordar” la exposición a un patógeno para que pueda responder con mayor eficacia si vuelve a encontrarse con ese patógeno. Una investigación publicada en 2017 en la revista Malaria Journal descubrió que el sueño puede tener un poderoso efecto en la creación de memoria inmunológica. Gilbert Rocha-Pereira, uno de los autores del estudio, explicó que “Nuestro estudio revela que la duración del sueño, junto con la calidad del mismo, tiene un impacto directo en la eficacia de la vía de respuesta inmunitaria. Se ha comprobado que una higiene del sueño deficiente se correlaciona con la disminución de los niveles de ciertos marcadores de memoria inmunitaria”.

El estudio mostró que las personas que dormían las ocho horas recomendadas o más solían tener mayores niveles de marcadores de memoria inmunitaria en sangre, mientras que las que dormían menos de lo recomendado tenían niveles reducidos de dichos marcadores.

4. Los ritmos circadianos en sintonía con la memoria inmunológica

El sistema inmunitario, como el cerebro, funciona con un ritmo circadiano, que es un ciclo natural de 24 horas. Esto ha llevado a algunos investigadores a especular con que el sueño interviene en la regulación de este ritmo y es una parte importante en la regulación de la memoria inmunológica.

Un estudio de 2019 publicado en la revista Cell descubrió que el ciclo circadiano de los linfocitos -glóbulos blancos que son una parte importante del sistema inmunitario- también alcanzaba su punto álgido durante el sueño natural. El número de leucocitos alcanzaba su punto más alto por la tarde, justo antes de dormir. Esto sugiere un vínculo entre el número de glóbulos blancos y el ciclo sueño-vigilia y su relevancia para el mantenimiento de la memoria inmunológica.

5. Los efectos a largo plazo del trabajo por turnos

La prevalencia del trabajo por turnos en muchos centros de trabajo modernos puede tener un efecto dramático en la capacidad de la persona para dormir bien por la noche y, en última instancia, en la forma en que su cuerpo regula la memoria inmunológica.

Una revisión publicada por la Academia Americana de Medicina del Sueño en 2016 descubrió que los trabajadores por turnos tienen un mayor riesgo de dormir mal -debido a horarios de sueño irregulares, el uso de luz artificial y un mayor tiempo de exposición a la luz durante la noche-, lo que puede disminuir la formación de la memoria y aumentar los niveles de estrés. Esto ha demostrado provocar un mayor riesgo de disfunción del sistema inmunitario.

6. Higiene del sueño y memoria inmunológica

Una buena higiene del sueño -el término colectivo utilizado para una serie de hábitos que pueden ayudar a conseguir una buena noche de sueño- puede tener beneficios significativos en la formación y el mantenimiento de la memoria inmunológica. Algunos de los hábitos más importantes para asegurar un sueño de calidad son irse a la cama y levantarse a la misma hora todos los días, reducir la exposición a la luz durante la noche y evitar actividades estimulantes antes de acostarse. Un estudio de 2007 publicado en el Scandinavian Journal of Work, Environment & Health descubrió que quienes practicaban de forma sistemática una buena higiene del sueño durante cierto período de tiempo.

The following two tabs change content below.

Terapia Cpap

TerapiaCPAP está formado por un equipo multidisciplinar de profesionales y colabora con diferentes especialistas en Neumología, Otorrinolaringología, Neurología, Cardiología, Odontología, y Endocrinología dedicados a la mejora de la calidad de vida de pacientes con Apnea Obstructiva del Sueño o SAHOS (Síndrome de Apnea Hipoapnea Obstructiva del Sueño).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.


Consúltanos las opciones de Alquiler

Cerrar popup





    Ha leído y acepta la política de privacidad.

    Si lo prefieres, puedes contactarnos por teléfono
    (Lunes a jueves de 9:00 a 18:00, viernes 9:00 a 14:00h)

    Hola

    ¿Quieres que te asesoremos?