El CPAP en medicina estética, o cómo la oxigenación de las células ayuda a estar más guapos

El CPAP en medicina estética, o cómo la oxigenación de las células ayuda a estar más guapos

Para algunas personas puede que sea un tema secundario, sin embargo a la mayoría nos encanta vernos bien. El paso de los años es inevitable, y no está de más recurrir a ciertos tratamientos estéticos con el objetivo de lucir un mejor aspecto y corregir aquellas imperfecciones que pueden llegar incluso a provocarnos algún que otro complejo. ¿Sabías que la aplicación de CPAP en medicina estética es ya toda una tendencia? Te contamos en qué consiste…

El estrés, el lógico envejecimiento, los malos hábitos e incluso nuestro propio ADN pueden jugar en contra de la propia oxigenación celular. Por ello, las terapias con oxígeno tienen como finalidad el tratar ese déficit de oxígeno en la sangre ya sea en los diversos tejidos de nuestro cuerpo o en las células.

Conocido también como tratamiento para la oxigenación de las células, el CPAP fue creado para tratar en primera instancia -y siempre bajo prescripción médica- la insuficiencia respiratoria crónica que sufren millones de personas en todo el mundo, en una gran mayoría por culpa de enfermedades tales como la apnea del sueño.

Sin embargo, desde hace unos años la oxigenación de las células también está cada vez más tenida en cuenta por la medicina estética. El CPAP es una opción a otros tratamientos populares como la mesoterapia o el bótox. ¿Cómo amplia este sector más vinculado con la belleza física la oxigenoterapia? el objetivo, cómo no, es ayudarnos a lucir un mejor estado físico.

La oxigenación de las células en medicina estética

Asegura un popular refrán que “la cara es el espejo del alma” y en parte tiene razón. A veces vivimos a cien mil velocidades, respiramos contaminación en las grandes ciudades, comemos rápido y mal y el estrés llega a ser una parte habitual del día a día. Si a todo esto le sumamos que, como es normal, todos envejecemos, al final nuestro rostro, nuestra piel lo notan.

¿No te has fijado cómo tu piel puedes estar sin brillo, como apagada y sin ese aspecto de antaño incluso si no eres tan mayor? Aparte de la cirugía plástica o de otros tratamientos estéticos también invasivos, la oxigenoterapia se ha convertido en un seguro para la salud de nuestra piel.  Un plus de “hidratación” empezando por las propias células.

Aunque esta terapia se emplea principalmente en la medicina como por ejemplo en pacientes con apnea del sueño, también se suministra oxígeno puro en las células para que éstas puedan conservar su metabolismo durante el máximo tiempo posible tanto a modo corporal como facial.

Beneficios de la oxigenoterapia

Pero ¿cómo funciona la oxigenación de las células? el método no revista complicación ni gravedad alguna: el oxígeno se inhala gracias a unas mascarillas especiales. Obviamente se trata de un oxígeno que, al menos, tenga un 95% de pureza para que así haga su efecto.

Con este tratamiento lo que hacemos es retrasar la aparición de arrugas, ofrecerle a nuestra cara un añadido de luminosidad, y lucir una piel más joven. La oxigenoterapia también activa el metabolismo celular, a su vez que beneficia la circulación de la sangre y descongestiona los tejidos.

La oxigenación de las células también produce un alto efecto relajante, es ideal en tratamientos contra el acné, reduce el volumen ya que estimula la microcirculación de la sangre, la producción de colágeno y ayuda en la despigmentación en la zona de las ojeras y en manchas. Sin duda, otro uso completamente diferente a su uso natural contra las afecciones respiratorias e igualmente beneficioso

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *