Cómo puede afectar la infección por Covid-19 a personas con apnea del sueño

a apnea del sueño puede ser un factor de riesgo para la infección por SARS-CoV-2, y los pacientes con apnea del sueño pueden sufrir percances mayores si se infectan.

Cómo puede afectar la infección por Covid-19 a personas con apnea del sueño

Durante la primera ola de la pandemia, el número de hospitalizaciones por infecciones del SARS-CoV-2 en Finlandia fue relativamente bajo en comparación con el resto del mundo, y dado que los hospitales no estaban sobrecargados con pacientes que requerían cuidados intensivos, los investigadores tuvieron tiempo para examinar la Covid-19 y su relación con otras enfermedades como la apnea del sueño. Las conclusiones han sido, cuanto menos, llamativas…

Los investigadores del Hospital Universitario de Turku y la Universidad de Turku se dedicaron en el primer semestre de 2020 a estudiar el vínculo entre la Covid-19 y la apnea obstructiva del sueño (AOS). Según los diferentes hallazgos, la apnea del sueño puede ser un factor de riesgo para la infección por SARS-CoV-2, y los pacientes con apnea del sueño pueden sufrir percances mayores si se infectan.

La apnea del sueño, obstruye total o parcialmente el flujo de las vías respiratorias durante el sueño, lo que provoca una disminución de los niveles de oxígeno en la sangre y una interrupción temporal de la respiración.

La enfermedad se caracteriza por una excesiva somnolencia diurna y ronquidos fuertes o frecuentes, entre otras cosas, y diversos estudios han informado que este tipo de apnea es más prevalente en hombres que en mujeres y que las posibilidades de desarrollar la enfermedad aumentan con la edad y la obesidad.

Según un estudio publicado en The Lancet el año pasado, 936 millones de adultos de 30 a 69 años tienen apnea obstructiva del sueño de leve a grave y 425 millones de adultos de 30 a 69 años tienen la AOS de moderada a grave en todo el mundo. Según la misma fuente, la mayor prevalencia de apnea del sueño se encuentra en China, Estados Unidos, Brasil e India, respectivamente.

La Sleep Foundation.org indica que, dado que la apnea del sueño, afecta el equilibrio de oxígeno en el cuerpo, si no se trata, puede aumentar el riesgo de varios tipos de problemas cardiovasculares, como presión arterial alta, ataque cardíaco, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

La Covid-19 es el problema de salud mundial más grave en un siglo. Se ha relacionado con diversas enfermedades y ha afectado a personas tanto física como mentalmente. Las personas sanas temen infectarse con el SARS-CoV-2 debido a la incertidumbre que rodea a los efectos adversos para la salud.

Sin embargo, las personas con afecciones médicas subyacentes, como diabetes o enfermedades inflamatorias como la periodontitis, tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave por la infección del SARS-CoV-2 y deben tomar todas las precauciones posibles para mantenerse alejados del virus. Esto se suma a la creciente presión y ansiedad que rodean a la enfermedad.

Apnea del sueño y Covid-19

Según el estudio, en el sudeste de Finlandia se identificaron un total de 278 infecciones por SARS-CoV-2 en la primavera de 2020, durante la primera ola de la pandemia. De estos, 28 pacientes necesitaron cuidados intensivos y fueron hospitalizados en el Hospital Universitario de Turku el 3 de mayo. Más tarde, los investigadores estudiaron los factores de riesgo que contribuyeron a la forma grave de Covid-19 y la necesidad de cuidados intensivos.

La idea detrás del estudio era la necesidad de información en tiempo real de la Covid-19 y rápidamente se observó que había bastantes casos de apnea del sueño entre los pacientes.

Los hallazgos mostraron que un 29% de los pacientes de cuidados intensivos en el estudio habían sido diagnosticados con apnea del sueño. El número es significativo ya que, según los investigadores, solo el 3,1% de la población total del suroeste de Finlandia está recibiendo tratamiento para la apnea del sueño.

Aunque la muestra del estudio fue pequeña, los investigadores afirmaron que los hallazgos justificaron que la apnea del sueño es un factor de riesgo para la infección por SARS-CoV-2. En principio, un paciente puede necesitar atención hospitalaria cuando tiene una infección por Covid-19 si también tiene apnea del sueño. La apnea del sueño anticipa una forma grave de Covid-19, afirmaba dicho estudio.

En la actualidad, se están realizando estudios similares para explorar más a fondo el vínculo entre las dos enfermedades. Ya se ha demostrado que la Covid-19 y la apnea del sueño comparten comorbilidades como la obesidad, la hipertensión y la diabetes tipo 2, que son factores de riesgo para un resultado clínico deficiente en pacientes con Covid-19.

Los autores del estudio aseguraron además que, en la mayoría de los estudios examinados, era imposible determinar si la apnea del sueño es simplemente una comorbilidad asociada con la morbilidad y mortalidad por Covid-19 o si es un factor de riesgo independiente para una COVID- 19 más agresiva. “En el futuro, es necesario que se revisen las pautas para que, a medida que se adquieran nuevos conocimientos, se puedan desarrollar las mejores prácticas para el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del sueño en estas condiciones pandémicas restrictivas”, defendían las conclusiones del estudio.

Aunque se sabe poco acerca de la conexión entre la apnea del sueño y el Covid-19, los autores de dicha investigación han indicado que aquellos pacientes que han sido diagnosticados con ambas patologías pero que aún están esperando tratamiento pueden necesitar prioridad para mitigar un posible aumento en el riesgo para la salud.

El estudio realizado por investigadores del Hospital Universitario de Turku y la Universidad de Turku, fue publicado el 22 de octubre de 2020 en la web del Sleep Medicine and Disorders: International Journal.

¿Sabes cuál es el mejor dispositivo de viaje si sufres apnea del sueño? Te lo presentamos AQUÍ.

Share this post