¿Cómo se diagnostica la apnea del sueño?

¿Deseas conocer las mejores formas para diagnosticar la apnea del sueño? En este post, te diremos todo lo que necesitas saber al respecto.

¿Cómo se diagnostica la apnea del sueño?

Hoy en día es más sencillo diagnosticar la apnea del sueño, por medio de las herramientas tecnológicas de mayor alcance en el mercado. Tomando en cuenta una serie de evaluaciones de rigor especializadas, para analizar y comprender la forma en la que la persona duerme. Existen diversas opciones para cumplir con este propósito y en este post, queremos que estés al tanto de cada una de ellas.

Cabe destacar, que las pruebas para diagnosticar la apnea del sueño, son esenciales a la hora de establecer el tratamiento que se llevará a cabo. Igual que la prestación de servicios por parte del personal cualificado que realice el seguimiento correspondiente, según el caso de cada paciente. Lo que traerá consigo una notable mejora en la rutina de sueño de la persona y en su estado general de salud.

¿Qué aspectos se tienen en cuenta al diagnosticar la apnea del sueño?

Como en toda prueba de diagnóstico, es indispensable que el paciente suministre los datos concernientes a su estilo de vida y rutina al dormir. Para que así el especialista determine las causas por las que se sospecha clínicamente del síndrome de apnea del sueño. Una vez hecho esto, se procede a ejecutar el estudio del sueño en sus distintas modalidades.

En este sentido, se emplean sensores ubicados a lo largo del cuerpo de la persona, con el fin de medir una serie de señales importantes. Estos sensores se adecúan según las variables que se busquen registrar, como lo es el caso del pulsioxímetro o el electrocardiograma; siendo elementos fundamentales para monitorear la respiración, oxigenación y frecuencia cardiaca.

Asimismo, el profesional de la salud está atento respecto a los movimientos del cuerpo, los ronquidos y la posición que se adopta al dormir. Posteriormente, tras la revisión minuciosa de todos estos aspectos, el médico procede con la derivación a un centro de trastorno del sueño. Para de esta manera, indicar el tratamiento correspondiente, estableciendo el tiempo de recuperación.

Formas de diagnosticar la apnea del sueño

Para diagnosticar la apnea del sueño, existen dos formas de llevar a cabo los estudios y su costo –varía dependiendo de cada paciente–. Por lo general, se adaptan según las necesidades o las observaciones indicadas por el especialista. Es por ello que en este apartado, te proporcionaremos todo lo que necesitas para mantenerte al tanto.

Poligrafía respiratoria

Este estudio, es el más económico y sencillo de implementar con la ayuda del mismo paciente, quien será el protagonista en todo el proceso. Para comenzar, los especialistas proporcionan un equipo portátil con los sensores a ser aplicados justo antes de acostarse a dormir, grabando las señales del sueño.

Durante dicho periodo, no es necesaria la vigilancia externa por parte de los médicos, lo que representa un mayor estado de confort. De este modo, es más sencillo diagnosticar la apnea del sueño porque la persona no está predispuesta en una clínica. Sin embargo, el número de sensores es reducido y esto implica que no se tome en cuenta el electroencefalograma, requerido para evaluar las señales cerebrales.

Ciertamente, este estudio se prefiere por su economía o sencillez, pero en ocasiones los resultados son negativos. Por lo cual, si todavía existen fuertes síntomas de la apnea del sueño, se recomienda valerse de pruebas más costosas, con mayor índice de efectividad.

Polisomnografía hospitalaria

Cuando la poligrafía respiratoria es negativa, pero aún se tiene la sospecha de problemas derivados de la apnea del sueño, se opta por este estudio. Puesto que aquí el número de sensores es elevado. Un aspecto positivo al analizar las señales importantes del cuerpo y la actividad neuronal; ayudando a los médicos para que el diagnostico sea el más acertado.

Por su parte, este es un proceso más complejo, que amerita la observación constante del equipo de la clínica en cuestión. Requiere a su vez, pasar toda la noche fuera de casa, causando que el paciente se sienta predispuesto a dormir incómodo. Tomando en cuenta que se estipula un tiempo establecido para diagnosticar la apnea del sueño, brindándole el alta por la mañana temprano.

Lo bueno de la polisomnografía hospitalaria, es que la constante vigilancia es esencial para estar pendiente de cada uno de los sensores. Ya que podrían suscitarse imprevistos si estos elementos se caen mientras la persona duerme, perjudicando la eficacia de los resultados posteriores.

Share this post