Embarazo y apnea del sueño, ¿qué relación existe?

post

Embarazo y apnea del sueño, ¿qué relación existe?

El embarazo implica grandes cambios físicos y hormonales para la mujer. Y esos cambios pueden provocar, entre otros efectos, alteraciones en el descanso y en la respiración, especialmente en las últimas semanas de gestación. Diagnosticarlos y tratarlos es fundamental, puesto que pueden tener consecuencias para la madre y para el feto.

Existen estudios que señalan que la prevalencia de la apnea del sueño en mujeres embarazas es de alrededor de un 8, 4 % en el primer trimestre. En el último esa cifra se eleva a un 19,7 %. Y factores como la edad de la madre o la obesidad pueden ser determinantes en su aparición, como también lo son la diabetes gestacional o la hipertensión.

Para evitar consecuencias, es fundamental acudir al médico a la menor sospecha de alteraciones en la respiración e iniciar el tratamiento adecuado cuanto antes. Hay que tener en cuenta, además, que los cambios hormonales del embarazo, la progesterona y los estrógenos contribuyen a la inflamación de la garganta y, por tanto, provocan el estrechamiento de la vía aérea.

Consecuencias de la apnea del sueño en el embarazo

Sufrir apnea del sueño en el embarazo puede tener severas consecuencias tanto para la madre como para el feto. Para la madre, a un descanso ya a veces difícil por los cambios en el cuerpo, se unen esas dificultades respiratorias de la apnea del sueño que hacen que ese descanso sea más agitado de lo habitual y poco reparador.

Durante el día, esa falta de descanso se reflejará en somnolencia y falta de concentración que pueden alterar el desempeño laboral. También puede provocar cefaleas, a veces intensas, y desembocar en patologías como diabetes, accidentes cerebrovasculares o insuficiencia cardiaca, entre otros.

No solo eso, las consecuencias de una mala oxigenación a causa de la apnea del sueño pueden ser muy graves a corto plazo. Uno de los posibles efectos es una patología que puede llegar a poner en riesgo la vida de la madre y del feto, como es la preeclampsia. Y también puede estar en el fondo de otras consecuencias como partos prematuros o peso bajo al nacer de los niños.

Y, aunque la relación de la apnea del sueño de la madre durante el embarazo y la salud del feto aún es objeto de investigaciones, hay trabajos que apuntan a que ese trastorno puede implica un cierto riesgo cardiovascular y metabólico para el feto. Lo que sí se ha comprobado es que los movimientos fetales disminuyen considerablemente durante la noche en madres que sufren este trastorno respiratorio.

Cómo abordar la apnea del sueño en embarazadas

Prevenir la aparición de la apnea del sueño durante la gestación es fundamental para evitar los riesgos que sobre la salud de la madre y del feto implica. En primer lugar, es importante evitar esos factores que incrementan las posibilidades de desarrollar ese trastorno respiratorio. Y conviene hacerlo desde el mismo momento en el que se toma la decisión de tener un hijo.

En ese sentido, es fundamental cuidar la dieta y evitar el sobrepeso. Una alimentación sana y equilibrada y un peso adecuado son claves para prevenir tanto la diabetes gestacional como la hipertensión, dos de los mayores riesgos para una mujer durante el embarazo.

Además de ello, conviene abandonar un hábito tan nocivo como es el tabaco y practicar algo de ejercicio. Este último es clave no solo para mantener un peso saludable, también para fortalecer el sistema respiratorio.

Y, junto a estos factores de prevención, es esencial acudir a un especialista ante cualquier síntoma de problemas o trastornos respiratorios, ya sea ronquido, ya sean pausas respiratorias. El diagnóstico precoz es el primer paso para iniciar un tratamiento que alivie esos síntomas y evite los riesgos asociados de la apnea del sueño en el embarazo.

Esos tratamientos dependerán en buena medida de la gravedad del trastorno. Si la apnea del sueño no es severa, es posible aliviarla con un dispositivo de avance mandibular, un pequeño aparato que se coloca en los dientes y fuerza ligeramente la mandíbula hacia delante para mantener las vías aéreas abiertas.

La otra posibilidad es el uso de un CPAP, un aparato de presión positiva continua de las vías respiratorias. Este, lo que hace es proporcionar un flujo de aire constante a presión a través de una mascarilla.

Sea cual sea el tratamiento recomendado por el especialista, lo importante es mantenerlo durante todo el embarazo para evitar las consecuencias que la apnea del sueño tiene en la madre y en el feto.

The following two tabs change content below.

Terapia Cpap

TerapiaCPAP está formado por un equipo multidisciplinar de profesionales y colabora con diferentes especialistas en Neumología, Otorrinolaringología, Neurología, Cardiología, Odontología, y Endocrinología dedicados a la mejora de la calidad de vida de pacientes con Apnea Obstructiva del Sueño o SAHOS (Síndrome de Apnea Hipoapnea Obstructiva del Sueño).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.