Embarazo y apnea del sueño: lo que debes saber

Embarazo y apnea del sueño: lo que debes saber

La apnea del sueño durante el embarazo puede provocar problemas tanto en el feto como en la madre, así como partos prematuros o cesáreas no planificadas.

La apnea del sueño es un problema serio, que puede tener repercusiones severas en la salud de quien la padece. Durante el embarazo los riesgos son aún mayores, por eso, ante el menor síntoma, es imprescindible acudir al especialista.

Este trastorno respiratorio se manifiesta en forma de pausas en la respiración durante el sueño. En el caso gestantes sin síntomas previos, puede aparecer en el último trimestre del embarazo, cuando el índice de masa corporal es mayor. Otros aspectos, como la edad de la madre o la obesidad, pueden elevar el riesgo de sufrir apnea del sueño.

¿Qué riesgos entraña la apnea del sueño durante el embarazo?

Durante el embarazo, muchas mujeres experimentan trastornos a la hora de dormir, pero no hay que confundirlos con la apnea del sueño. Los cambios fisiológicos que experimenta el cuerpo de la mujer pueden provocar incomodidad o incluso ronquidos, que son, en cualquier caso, problemas de menor gravedad.

En cambio, la apnea del sueño durante el embarazo puede tener consecuencias serias tanto para la gestante como para el feto. Una de esas consecuencias es un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y resistencia a la insulina. ¿Qué efectos tiene la diabetes gestacional en el feto? Desde un sobrepeso que puede dificultar el parto natural a nacimientos prematuros o dificultades respiratorias al nacer.

Pero no solo en el feto, la diabetes en el embarazo provoca en la madre pre eclampsia, una presión arterial elevada que puede poner en riesgo tanto la vida de la gestante como la del bebé. Además de ello, aumenta el riesgo de que la diabetes vuelva a aparecer en el futuro. Motivos más que suficientes para controlar la apnea del sueño si esta aparece durante la gestación.

Pero aún hay otras consecuencias. Señalábamos que la apnea del sueño se manifiesta en forma de pausas en la respiración. Pausas que son continuas, que provocan microdespertares y que afectan a la calidad del sueño. En este sentido, un descanso insuficiente, la falta de energía y la fatiga que provoca, puede desembocar en partos más largos o incluso la necesidad de realizar cesáreas no planificadas.

¿Cómo evitar los riesgos de la apnea del sueño en el embarazo?

Es difícil prevenir la aparición de la apnea del sueño durante el embarazo. Los cambios hormonales son uno de los factores que pueden desencadenarla, ya que la progesterona y los estrógenos hacen que la garganta se inflame y las vías respiratorias se relajen, provocando esas pausas en la respiración.

Por ello es muy importante detectar la apnea del sueño cuanto antes para tomar medidas de control. ¿Qué síntomas presenta? El más evidente son unos ronquidos fuertes acompañados por una especie de ahogo. Pero si aparece una somnolencia excesiva, dolor de cabeza al levantarse, sequedad de boca o alteraciones anímicas, también hay que plantearse la posibilidad de sufrir esta alteración.

El primer paso es acudir a un especialista que analice la situación y diagnostique si, efectivamente, la paciente sufre apnea del sueño o no. Si es así, el tratamiento más habitual y más eficaz es el uso de un CPAP. Se trata de un dispositivo que insufla aire a través de una mascarilla, de modo que las vías aéreas permanecen siempre abiertas.

En caso de no poder usar un CPAP, existen tratamientos de oxigenoterapia o incluso dispositivos orales que corrigen la posición de la mandíbula para forzar la entrada de aire. Pero, en cualquier caso, debe ser siempre el especialista el que recomiende el tratamiento más adecuado para combatir la apnea del sueño.

Y otra cuestión fundamental es la importancia de mantener un control de la apnea del sueño incluso después del embarazo. Este trastorno puede ser pasajero, pero conviene controlar que no aparezca de nuevo o mantener el tratamiento si no desaparece tras el parto.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *