¿Cuánto sufre tu corazón si tienes apnea del sueño?

¿Cuánto sufre tu corazón si tienes apnea del sueño?

Si tienes problemas cardiovasculares esto te interesa

El descanso del cuerpo humano es sin duda un factor clave para que se mantenga saludable, ante la ausencia de una buena jornada de sueño, el cuerpo empieza a desgastarse de tal manera que sus principales sistemas empiezan a fallar, entre ellos el sistema cardíaco, el primero que empieza a reflejar esta carencia así como el sistema respiratorio. Los diferentes trastornos del sueño tienen su punto de encuentro en la denominada apnea del sueño, una condición donde el ser humano ve interrumpido la calidad de su descanso debido a problemas en la regularidad de su respiración.

Los riesgos de padecer apnea del sueño, aunque de una manera muy leve, puede tener una relación alarmante con el riesgo de muerte súbita cardiaca. Se trata de una patología en la que el corazón deja de latir en un momento determinado del sueño. Esta condición debe ser tratada inmediatamente con reanimación cardiopulmonar, conocida también como CPR, por sus siglas en inglés, también se recomienda usar en estos casos algún desfibrilador externo. Estos episodios pueden llegar a ser mortales. En tal sentido el The Journal of the American College of Cardiology, estableció un alarmante vínculo entre la apnea del sueño y el riesgo de muerte súbita, teniendo como resultado que todas las personas que sufren de apena están propensos a sufrir una muerte súbita en mayor medida que los que no poseen este trastorno.

Síntomas alarmantes de la apnea del sueño

Es importante detectar todos los síntomas que pueda presentar la apnea del sueño en la persona que lo padece, para así ir atacándolos uno por uno. Uno de los principales problemas de la apnea del sueño es que resulta peligrosa por la somnolencia que le provoca al individuo en un rango de tiempo inmediato a su fallida jornada de sueño. Este tipo de condición de cansancio extendido está estrechamente relacionado con el riesgo de padecer o presentar de manera inesperada alguna  enfermedad cardiovascular, bien sea hipertensión arterial, algún tipo de arritmias cardiacas, cardiopatía isquémica y los denominados accidentes cerebrovasculares.

Las estadísticas son contundentes y reflejan que más de la mitad de los casos que presentan apnea del sueño, también sufren de hipertensión arterial, mientras que al menos una tercera parte de los hipertensos han sido diagnosticados con apnea del sueño. En paralelo se han desarrollado diferentes estudios que comprueban que la apnea del sueño puede ser uno de los síntomas más comunes en el desarrollo de algunos tipos de cáncer. Sin duda son síntomas a los que hay que dedicarles especial atención.

Los diferentes diagnósticos de la apnea del sueño

Para diagnosticar que una persona sufra de apnea del sueño lo más común es determinar si en su jornada de descanso, en algún momento deja de respirar al menos por diez segundos, en un rango de una hora, en paralelo puede desarrollar ronquidos fuertes, alguna sensación de asfixia o una especie de jadeo durante el sueño. Es muy común que al día siguiente desarrolle una sensación de somnolencia durante las primeras horas del día. Debido a lo común de este trastorno, se proyecta que siga su crecimiento en la población de forma alarmante, así lo reflejó un experto del Midwest Heart Specialists-Advocate Medical Group de Estados Unidos, que además señaló que este trastorno está fuertemente ligado a la obesidad. Por ende la primera recomendación que se puede aplicar para prevenir estos lamentables escenarios, es una dieta balanceada así como comidas no tan  pesadas antes de dormir.

El mismo estudio reveló la relación directa entre la apnea del sueño y la muerte súbita cardiaca, analizando el número de individuos estudiados, se pudo determinar que algunas personas con apnea del sueño fallecieron de manera inesperada por causas cardiacas en el horario comprendido entre las diez de la noche y las seis de la mañana, siendo un horario atípico para el resto de la población en general que también está propensa a una muerte súbita. Este estudio aplicado a más de diez mil pacientes por un lapso de más de cinco años, arrojó un total de 142 pacientes que sufrieron una muerte súbita, con una edad promedio de 60 años, de los cuales veinte casos ya habían sido diagnosticados con de apnea del sueño.

Un dato interesante en estos casos es que todos registraron una saturación de oxígeno por debajo del 78%, estos casos se denominan hipoxia y se producen cuando el aire no fluye a los pulmones precisamente durante la apnea del sueño está durmiendo, el principal riesgo es que estos valores en la sangre bajen drásticamente logrando que el riesgo de muerte súbita aumente hasta en un 80%. Estas cifras reflejan el riesgo de este tipo de enfermedad, que además requieren un tratamiento médico inmediato ya que cada caso puede presentar condiciones diferentes. Un estilo de vida saludable siempre será una buena alternativa para ir reduciendo riesgos de este tipo.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *