¿CÓMO INFLUYE LA ASTENIA PRIMAVERAL AL DORMIR?

¿CÓMO INFLUYE LA ASTENIA PRIMAVERAL AL DORMIR?

¿Qué es y cómo influye la astenia primaveral? 

Llega la primavera, las flores, los animales, los árboles reverdecen… y entre todas esas cosas tan buenas por las que llevábamos tanto tiempo esperando, se cuela la astenia primaveral, que es una de las afecciones más propias de esta época del año y que puede hacer que estemos todo el tiempo cansados y alicaídos. (LEER MÁS) 

La astenia primaveral afecta a nada menos que al 73% de los españoles, que afirman sentir falta de vitalidad y de energía. Muchas de las causas de esta afección estacional tan extendida hay que encontrarlas en una higiene de vida deficiente. Así, factores como el estrés, el cansancio o el dormir poco afectarían muchísimo a la vida laboral, familiar y social. 

El cambio de luz es causa de la astenia primaveral y afecta al sueño 

Una de las causas de la astenia primaveral es, precisamente, el cambio de luz que se produce en la época de la primavera. El principio de la primavera es una época del año en la que lo mismo puede hacer un sol radiante e incluso calor, que puede ponerse a nevar con fuerza. Esto, junto con el cambio de horas de luz que cada vez es más sensible (Y que el cambio del horario de invierno al de verano acentúa) provoca que nos cueste más conciliar el sueño por las noches y, en consecuencia, que estemos más cansados por el día. 

Además, otro problema de la astenia primaveral es justamente ese cansancio que provoca el hecho de que no podamos dormir. Pues es ese cansancio el que hace que, en muchas ocasiones, acabemos teniendo más ganas de dormir durante el día. Este aumento de las ganas de dormir puede hacer que acabemos por decidirnos a echar una siesta que normalmente no hacíamos o, incluso, en los casos más severos, que nos quedemos durmiendo en el trabajo o en casa mientras leemos o vemos la televisión contra nuestra voluntad. 

Además, hay cambios del apetito que surgen durante la astenia primaveral y una inapetencia general, lo que hace que muchas personas acaben decidiendo abandonar sus hobbies y los deportes que solían practicar. Al abandonar los deportes que solían practicar y cambiar los hábitos alimenticios, hay también un efecto no deseado sobre el patrón del sueño que puede hacer que nos cueste dormir más de lo que ya lo hacía. 

De esta manera vemos cómo tanto a nivel de la luz, como a nivel del cambio de actividades, como en lo que respecta a la reducción del apetito hay muchos factores que causan la astenia primaveral y afectan a nuestro patrón de sueño correcto que solíamos tener y nos sumerge en un ciclo sin fin de empeoramiento de dicho patrón hasta límites que pueden ser realmente preocupantes. 

Frente a esto, lo que necesitamos hacer para prevenir los efectos nocivos de la astenia primaveral sobre el sueño, es precisamente, limitar todos los comportamientos negativos a los que nos lleva la astenia primaveral. Así, es conveniente mantener una disciplina del sueño y de la alimentación y no abandonar las prácticas deportivas que ya realizábamos o los hobbies y actividades físicas que hacíamos. Si mantenemos esta disciplina podremos, si no parar, sí al menos limitar los efectos negativos de la astenia primaveral sobre el sueño. 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *