La apnea del sueño incrementa el riesgo de accidente de tráfico por somnolencia

La apnea del sueño incrementa el riesgo de accidente de tráfico por somnolencia

La somnolencia es la culpable del 20-25% de los accidentes que se producen cada año en nuestras carreteras, estando a la cabeza junto a otras causas como el alcoholismo o la velocidad. Padecer apnea del sueño no significa imposibilidad para ponerse al volante, aunque precisará de un tratamiento adecuado.

Como todos sabemos, el síndrome de la apnea del sueño (SAS) se define como un trastorno basado en la interrupción de la respiración durante el sueño, repitiéndose desde 5-10 episodios, más de 10 segundos cada uno y por cada hora. El origen de este problema reside en el bloqueo de las vías respiratorias superiores, estrechándose las partes blandas y evitándonos la respiración. Normalmente suelen producirse numerosos despertares nocturnos (conscientes o inconscientes) de corta duración, aunque dependerá de cada caso. En las situaciones más extremas repercutirá en una somnolencia que se hará presente durante el desarrollo de actividades cotidianas: hablar por teléfono, leer un libro, ver la televisión, trabajar o conducir. La Sociedad Europea del Sueño (SES) y la Asamblea de Sociedades Nacionales del Sueño (ANSS) han realizado un estudio sobre somnolencia y conducción. De él se extrae la conclusión de que la mayoría de los accidentes relacionados con la somnolencia se producen durante la primera media hora de conducción y en la franja horaria que va desde las 00:00 a las 8:00 horas. Joaquín Terán, representante español en el comité médico europeo, argumenta que la apnea del sueño, presente en un 4-6% de la población adulta, incrementa en más del doble el riesgo de cometer accidentes de tráfico por somnolencia que en la población sana. La legislación actual exige que aquellas personas afectadas por el síndrome de la apnea del sueño deberán obtener o renovar su permiso de conducción, siempre y cuando estén siendo sometidas a un tratamiento que controle su somnolencia y otra sintomatología. El informe favorable del médico especialista se presentará en el centro de reconocimiento de conductores. En caso de ser aceptado, el período de renovación será más pronto que en el del resto de conductores, ya que será necesario realizar revisiones periódicas sobre el estado del paciente y el cumplimiento del tratamiento. La picardía y la ocultación de datos relacionados con enfermedades, ingesta de sustancias, alcohol, drogas o medicamentos puede constituir un delito penal, omitiendo las compañías de seguros cualquier cobertura de gastos en caso de accidente. ¿Qué consejos podrían seguir aquellos conductores que sospechan padecer apnea del sueño? – Ser conscientes de que padecemos una enfermedad que nos incapacita al volante y que pone en riesgo nuestra seguridad y la de los demás. – No ingerir medicamentos, tabaco, alcohol o comidas que nos provocasen somnolencia. – No ocultar la enfermedad. Nuestro deber es ponernos en manos de un especialista, ya que estaremos asumiendo un riesgo innecesario y poniendo en peligro la vida tanto de nuestros acompañantes como la del resto de usuarios de la vía pública. Lo que no podremos hacer nunca es automedicarnos, ya que esa estimulación simplemente enmascarará el proceso causante y provocará efectos secundarios sobre la conducción. – Saber reconocer los primeros síntomas y saber subsanarlos cuando estamos la volante. Lo recomendable es detenerse en un lugar seguro y descansar si es necesario. – Extremar las precauciones y evitar conducir solo, especialmente tras comer, de noche (entre las tres y las seis de la madrugada) o durante un largo período de tiempo. El tratamiento de la apnea del sueño es muy simple, aunque solo resultará efectivo si se sigue de forma estricta, es decir, si los conductores que padecen este problema se conciencian de ello y se educan en la necesidad de seguir su tratamiento para evitar posibles problemas al volante. Si no se siguen, se podrán establecer restricciones autorizadas por un médico especialista hasta que se denote que el paciente cumple con las pautas del tratamiento establecido para la apnea del sueño. Antes de subirte al coche, recuerda ponerte en manos de los mejores profesionales. Desde Terapia CPAP te ofrecerán los mejores servicios de diagnóstico, tratamiento, seguimiento y mantenimiento de la apnea del sueño.

Share this post