APNEA INFANTIL, ¿EXISTE?

APNEA INFANTIL, ¿EXISTE?

La apnea infantil, ¿cómo tratarla adecuadamente? 

La apnea del sueño no solo la sufre gente adulta, también puede ocurrir en niños. Y lo peor no es solo que esta patología puede provocar importantes problemas de salud en los más pequeños, si no también problemas evolutivos y sobre su crecimiento. Su diagnóstico y tratamiento son esenciales para una mejor calidad de vida de los más pequeños de la casa. (LEER MÁS) 

Un niño con apnea del sueño no es un niño totalmente sano. El SAHS o Síndrome de Apnea Hipopnea del Sueño también puede sucederse en niños y niños donde éstos dejan de respirar durante 10 a 30 segundos mientras duermen. Interrupciones cortas en la respiración eso sí pero que pueden ocurrir 400 veces cada noche con el problema que esto reviste. Además la apnea del sueño no va a permitir que el niño tenga un sueño reparador tal y como exige su organismo, que pide y demanda dormir más horas que los adultos. Y todo ello puede conllevar a problemas en su crecimiento, pudiendo desarrollar un organismo más frágil en su vida como adulto. 

Según estadísticas un 4% de los niños padece apnea del sueño, y muchos de ellos no están diagnosticados y mucho menos tratados. ¿Cómo detectar que tu hijo pueda tener apnea del sueño infantil? Fíjate en posibles síntomas que deberían ponerte sobre aviso: ronquidos, respiración fuerte, continuas micciones nocturnas, bruxismo o chasquido de dientes, alteraciones del comportamiento, irritabilidad al despertar, bajo rendimiento escolar, dificultad para la concentración en clase y al realizar los deberes y, cómo no, alteraciones del metabolismo.  

Mascarillas pediátricas para la apnea del sueño infantil 

Entre los productos de los que dispones en Terapia CPAP como especialistas en soluciones contra la apnea del sueño, las mascarillas pediátricas para la apnea del sueño infantil es una de las soluciones más eficaces. 

En este caso hablamos de la mascarilla pediátrica Pixi que cuenta con un diseño especial llevado a cabo gracias a la cooperación de especialistas en medicina pediátrica para ayudar a estos niños de entre dos a siete años de edad para que se adapten con éxito al tratamiento de la apnea del sueño.  

La mascarilla Pixi tiene en cuenta ante todo tres temas básicos: la estructura ósea, las características faciales y la sensibilidad de la piel de los niños. Por lo que a la hora de usarla, ésta ejerce una presión mínima sobre el rostro e incorpora también una amplia gama de características de comodidad y seguridad que dan tranquilidad tanto a los padres como a los niños en sus horas de sueño, contribuyendo a que la experiencia en el tratamiento de la apnea del sueño sea todo un éxito. 

La mascarilla pediátrica Pixi está formada por diferentes partes. Por un lado el arnés que reduce la posibilidad de irritación y el aumento de la línea de visión para que el niño tenga menos claustrofobia. La almohadilla, que es suave y cómoda. Un sistema de emergencia que permite el desganche rápido y ajustes ligeros que se estiran y doblan con facilidad para un sueño cómodo. 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *