DORMIR MAL Y LA SALUD DE TU CORAZÓN

DORMIR MAL Y LA SALUD DE TU CORAZÓN

La salud de tu corazón

De todos es sabido lo importante que es dormir bien y hacerlo, al menos, 7 horas al día. Sufras apnea del sueño o cualquier otro problema que puede estar poniendo en jaque la calidad de tu sueño, debes saber que también tu corazón no está descansando como quisiera y su salud podría verse afectada seriamente. Te contamos cómo sufre tu corazón si duermes mal, presta mucha atención. (LEER MÁS) La salud de nuestro corazón depende de muchos factores. En una persona sana, sin problemas crónicos o malformaciones congénitas en el corazón, los hábitos diarios suman y restan si de problemas de corazón hablamos es decir: una buena alimentación, no abusar del tabaco o de las drogas, cuidar el estrés, hacer ejercicio diario y, cómo no, una buena calidad del sueño. Solemos pensar que lo contrario, la mala calidad del sueño, se debe ante todo a problemas de insomnio, y no, la casuística puede ser mayor. Dormir mal y la salud de tu corazón no es solo cosa de sufrir insomnio.

Otras patologías como la apnea del sueño, el síndrome de las piernas inquietas, el sonambulismo, las continuas interrupciones en el descanso, los ronquidos y un largo etcétera lo que están provocando es que tu corazón no descanse bien. No solo no descansas bien tú sino tampoco lo hace el que es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo. Y es que como sabes, los médicos recomiendan dormir unas 8 horas diarias, aunque lo importante es la calidad de dicho sueño y dormir, por ejemplo, 7 horas pero descansar plácidamente desde que nos rendimos a los brazos de Morfeo puede ser suficiente para muchas personas. La pregunta es, ¿cómo sufre el corazón si dormimos mal?

Problemas cardiacos al dormir mal

Son muchos los estudios que han relacionado la salud del corazón y el dormir mal. Recientemente uno elaborado en el laboratorio del sueño de la Universidad de Chicago, tomo como referencia una serie de adultos jóvenes y les “obligó” en dicho experimento a dormir 5 horas al día después de hacer su jornada laboral normal.

Estos investigadores midieron la presión arterial y la frecuencia cardíaca durante el día, los niveles urinarios de norepinefrina -una hormona del estrés que puede hacer aumentar la presión arterial-, la variabilidad del ritmo cardíaco y la variación de los intervalos entre latido a latido que fue utilizada como indicador de riesgo cardiovascular.

En las conclusiones se pudo observar cómo la presión arterial no cambió en ningún grupo pero sí el ritmo cardiaco que aumentó durante el día. La presión arterial baja y la frecuencia cardíaca baja permite que el cuerpo se recupere pero con un mal sueño o sueño restringido, la frecuencia cardiaca aumentó, sobre todo para el grupo que dormía durante el día. Éstas por ejemplo no son capaces de recuperarse por completo a la falta de sueño y su corazón sufre irremediablemente.

Si nos fijamos en otro estudio, las personas que duermen poco y/o mal tienen un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, según un estudio publicado en European Heart Journal tras analizar a 54.279 personas de 20 a 89 años. Según las conclusiones, el dormir mal es una condición potencialmente tratable mediante estrategias como recomendaciones sencillas relativas a los hábitos de sueño o higiene del sueño y varias terapias psicológicas y farmacológicas.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *