La apnea del sueño: un grave problema para los conductores

La apnea del sueño: un grave problema para los conductores

Los accidentes de tráfico siguen siendo una de las principales causas de mortalidad en el mundo, estando la somnolencia detrás de muchos de ellos. El Reglamento General de Conductores que entró en vigor en 2018 recoge que aquellas personas que estén diagnosticadas con la apnea obstructiva del sueño (SAOS) podrían sufrir la retirada inminente del carnet de conducir hasta que sean tratados.

La apnea del sueño es un problema latente entre los conductores, y es que según datos de la Sociedad Española del Sueño, el 30% de los accidentes de tráfico que se producen en nuestro país son como consecuencia de la somnolencia. De hecho, se puede llegar a asegurar que la apnea del sueño se encuentra detrás de uno de cada cuatro accidentes de este tipo, es decir, en el 25% de los casos.

Esta situación ha llevado a  la Unión Europea ha incluir este trastorno como uno de los requisitos psicofísicos básicos que hay que superar para poder mantener o conseguir el permiso de conducción. Gracias a un eficiente tratamiento con CPAP se conseguirán reducir tanto los efectos del SAOS como la tasa de accidentes.

En base a esta problemática, el citado Reglamento General de Conductores considera como no aptos a todos aquellos que estén diagnosticados con un Índice de Apnea Hipopnea de Sueño (IAHS) superior a 15. De este modo se invita a los conductores que sospechen que pueden padecer apnea del sueño que se pongan en manos de especialistas y que no pospongan el diagnóstico de un posible trastorno del sueño. A su vez, además de descubrir cómo actuar frente al SAOS, será conveniente que los conductores aprendan cuándo descansar, cómo hacerlo y qué tratamiento seguir para mejorar sus capacidades al volante.

En un estudio formulado por la Fundación de Comisariado Europeo del Automóvil en 2015, se detectó que el 72% de los encuestados habían padecido somnolencia en algún momento de la conducción, pudiendo deberse en gran parte a una apnea obstructiva del sueño no diagnosticada.

El remedio para poner freno al SAOS al volante

Los centros de reconocimiento médico que se encargan de expedir nuevos carnets de conducir o de su renovación deben formar a su personal para que aplique el método STOP-Bang, basado en la escala de somnolencia de Epworh. Así pues, en función de la puntuación que se obtenga, se podrá retirar el carnet de conducir y enviar al conductor a una Unidad de Sueño en la que se le realice un diagnóstico y tratamiento detallado.

La apnea del sueño en conductores es algo preocupante entre quienes no están diagnosticados, el 90% de los casos, ya que no saben que sufren el problema y no están en tratamiento. Por tanto, existe una serie de consejos básicos a seguir por las personas que padece el SAOS y se ponen al volante:

  • No tomar medicamentos que produzcan somnolencia.
  • Tomar consciencia ante la detección de los primeros síntomas y ponerse en manos de especialistas para subsanar el problema. El médico será quien nos recomiende cuáles son los mejores momentos para conducir.
  • Ante la aparición de los primeros síntomas, detenerse en un lugar seguro y retirar el contacto.
  • Extremar las precauciones, no conducir solo y evitar ponerse al volante después de comer, de noche o durante largos períodos de tiempo.
  • Prescindir de relajantes para dormir y diuréticos al final del día, así como del alcohol, el tabaco y las cenas copiosas.

El perfil del conductor con SAOS

Es difícil identificar a simple vista un caso de apnea del sueño en conductores. Hay que recordar que el síndrome de la apnea del sueño consiste en la interrupción de la respiración durante el sueño, durante un período superior a 10 segundos, y con un mínimo de 5-10 episodios a la hora. En esas pausas se produce un descenso de la saturación arterial del oxígeno superior a un 4% de la basal.

Las características de los conductores con síndrome de la apnea del sueño que padecieron accidentes eran comunes: índice de masa corporal e índice de apnea hipopnea elevados, saturación de oxígeno y episodios de somnolencia diurna constantes.

Una de las consecuencias de la apnea del sueño es la alteración de la memoria y de la atención, algo que dificultará seriamente la conducción. El problema radica cuando esos microsueños, que actúan como una defensa del organismo para no quedarse dormido, aparecen cuando estamos al volante. En esos escasos segundos perdemos la conciencia de la carretera, las señales y otros vehículos y se puede derivar en un fatídico accidente.

La apena del seño en conductores provoca que estén expuestos seis veces más a accidentes que los conductores convencionales. Esto nos denota que detectarlo a tiempo y ponerse en manos de un equipo cualificado de profesionales será el mejor remedio para salvaguardar la vida de quien se pone al volante y de aquellos terceros que puedan encontrarse en la carretera.

The following two tabs change content below.

Terapia Cpap

TerapiaCPAP está formado por un equipo multidisciplinar de profesionales y colabora con diferentes especialistas en Neumología, Otorrinolaringología, Neurología, Cardiología, Odontología, y Endocrinología dedicados a la mejora de la calidad de vida de pacientes con Apnea Obstructiva del Sueño o SAHOS (Síndrome de Apnea Hipoapnea Obstructiva del Sueño).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.


Consúltanos las opciones de Alquiler

Cerrar popup







    Ha leído y acepta la política de privacidad.

    Si lo prefieres, puedes contactarnos por teléfono
    (Lunes a jueves de 9:00 a 18:00, viernes 9:00 a 14:00h)

    Hola

    ¿Quieres que te asesoremos?