¿Sabías que las personas obesas duermen peor?

¿Sabías que las personas obesas duermen peor?

La obesidad como principal causa de la apnea del sueño

Está clínicamente comprobado que la obesidad trae como resultado, entre otras condiciones, dormir mal. Debido a las diferentes complicaciones de salud que sufren las personas obesas, el descanso resulta seriamente comprometido. Las estadísticas mundiales señalan que cerca del 4% de la población mundial podría tener problemas a la hora de dormir y esto pueda ser una consecuencia directa de los niveles de obesidad.

La obesidad es un problema de salud que se puede ver más acentuado en algunas zonas del cuerpo más que en otras y debido a que cada organismo reacciona de manera diferente, algunas personas obesas suelen tener problemas con sus niveles de insulina, mientras que otras manifiestan problemas en su estructura ósea. Entre las diferentes variantes, los problemas respiratorios parecen ser el punto de encuentro entre los pacientes con obesidad.

Lejos de ser un problema pulmonar, los problemas que ocasiona la obesidad están estrechamente relacionados con la capacidad muscular de poder realizar una respiración profunda. El esfuerzo que hacen los músculos de las personas obesas cuando tratan de respirar es mucho más alto por el exceso de peso, esto trae como resultado que la sangre tenga más dióxido de carbono que oxígeno, incidiendo incluso en el color de la piel.

Los problemas respiratorios que sufren las personas obesas tarde o temprano terminan convirtiéndolas en candidatas perfectas para desarrollar apnea del sueño. Un trastorno que se acentúa justo en el horario de descanso. Cuando esto sucede, se producen una serie de pausas respiratorias, que hace que el organismo se esfuerce por tratar de respirar mejor, generando ruidos, ronquidos y una serie de actividades involuntarias que le impiden al individuo poder tener un sueño reparador.

Cuando existen altos niveles de grasa corporal, el cuerpo debe trabajar el doble para poder lidiar con el peso, convirtiéndose en una carga física que va debilitando los diferentes órganos y músculos. Debido a que las personas obesas no pueden dormir bien, esto se va convirtiendo en un ciclo de nunca acabar, pues, aunque se duerman, no descansan, y pasan el día con cansancio hasta repetir de nuevo el mismo ciclo, una y otra vez.

Diferencia entre la Apnea del sueño y el Síndrome de Pickwick

Otra de las condiciones que los pacientes con apnea del sueño presentan, es muy similar, pero está denominada de otra manera. Se trata del síndrome de Pickwick, un síndrome que no solo afecta a las personas obesas cuando están dormidas, sino que también se presenta cuando están despiertas. El resultado es que la persona va acumulando un cansancio excesivo que trae como resultado que puedan quedarse dormidas con mucha facilidad.

Esta condición es realmente peligrosa debido a que se pueden quedar dormidas en situaciones inusuales o inapropiadas, bien sea conduciendo un coche y hasta en medio de una conversación. El cansancio que genera este síndrome también se refleja en la dificultad para memorizar cosas reduciendo su poder de concentración poco a poco, incluso para tareas realmente sencillas. Los cambios de humor también son parte de esta condición.

La diferencia entre la apnea del sueño y el síndrome de Pickwick, no solo aplica en los horarios donde se acentúan sus síntomas, sino que su riesgo es claramente diferente. Si ambas no se tratan a tiempo pueden originar aumento de la presión arterial, también conocida como hipertensión, así como alteraciones en el ritmo cardiaco. En ambos casos la solución es poder aplicar medidas estrictas y contundentes para deshacerse de sobrepeso.

Es importante que los trastornos del sueño que sufren las personas obesas sean regulados por especialistas, que determinen los rasgos de cada caso, siendo la pérdida de peso el mejor antídoto y el más efectivo.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *