Tabaco e insomnio: todo lo que debes saber

Tabaco e insomnio: todo lo que debes saber

Está claro que hay ciertos productos que todos sabemos que afectan a la capacidad de dormir como son el café, el té o el mate, por ejemplo. Las propiedades de la cafeína para evitar conciliar el sueño son de sobra conocidas por todo el mundo pero, ¿qué hay del tabaco? ¿Tiene algún tipo de relación con el insomnio? Te contamos todo lo que debes saber sobre la relación entre ambos.

En primer lugar, hace falta analizar los componentes que tiene el tabaco. Si bien es cierto que en él no hay ningún tipo de cafeína, no menos cierto es que sí contiene algunas sustancias adictivas con propiedades neurológicas como la nicotina.

Muchos son quienes piensan que la nicotina es un relajante del sistema nervioso – especialmente los fumadores – ya que recibir su dosis diaria de nicotina los calma y los apacigua. Sin embargo, esto se debe más a la dependencia provocada por esta sustancia que a una propiedad calmante. En realidad lo que estamos haciendo es sembrar el caldo de cultivo perfecto para padecer de insomnio.

Así, la nicotina al igual que sucede con la cafeína, es un estimulante del sistema nervioso cuyo consumo afecta decisivamente a nuestras pautas de sueño. Uno de los factores a tener en cuenta, cuando se consume nicotina, es la cantidad de nicotina que estamos consumiendo. Así, quizás uno o dos cigarros no impliquen cambios visibles y una mayor actividad cerebral (que se traduzca en una menor gana de dormir) pero un consumo de mayor cantidad de nicotina conllevará, claramente, un insomnio en grado mucho más severo.

Dosis altas de nicotina tiene relación con el insomnio

Ante el escenario en el que un fumador consumiese más de un cigarrillo antes de irse a dormir, estaríamos ante un cerebro que estaría siendo estimulado por la nicotina y que acabaría desarrollando insomnio de forma clara por lo que habría dificultades para conciliar el sueño.

De hecho, diversos estudios han puesto en evidencia que los fumadores habituales duermen menos y peor que los que no lo son y en una medida mucho más grande que los no fumadores o, incluso, de los fumadores ocasionales y moderados.

También conviene tener en cuenta cuál es el período durante el cual la nicotina permanece en el cuerpo. Y es que, tras su inhalación a través del humo del tabaco, la nicotina permanece en nuestro cuerpo durante un período que va de 1 a 3 horas en el cual afecta a nuestro organismo ocasionándonos insomnio.

Así, cuando el nivel en nicotina baja, al cabo de esas tres horas, es muy posible que el fumador acabe despertándose y rompiendo su sueño ante la necesidad imperiosa de fumar, con lo que el ciclo de insomnio y mal sueño está servido.

En conclusión, la mejor opción de la que disponemos cuando somos fumadores y, al mismo tiempo, padecemos insomnio, es, por supuesto, intentar dejar el tabaco. No obstante, esto no siempre es posible y, aunque ideal, es un camino con muchas dificultades por lo que los comprimidos de serotonina naturales pueden ayudar y paliar en gran medida los efectos indeseables del tabaco y la nicotina en el sueño, evitando así ese insomnio que tanto daño nos hace. ¿Lo sabías?

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *