Todo lo que debes saber si eres nuevo usando CPAP

Todo lo que debes saber si eres nuevo usando CPAP

El tratamiento con CPAP debe ir respaldado por el seguimiento de un experto

 

El uso de un CPAP es, hoy en día, el tratamiento más eficaz para combatir la apnea del sueño y evitar sus graves consecuencias para la salud. Es un dispositivo seguro y de uso muy sencillo. Sin embargo, es lógico que aparezcan ciertas dudas cuando se va a utilizar por primera vez.

Lo primero y más importante es saber qué es un CPAP y por qué se prescribe en el tratamiento de la apnea del sueño. Se trata de un dispositivo que consigue que la vía aérea permanezca en todo momento abierta. Gracias a una mascarilla y un compresor, lo que hace es crear un flujo de aire que ejerce una presión constante, evitando que la vía colapse y se produzcan paradas respiratorias.

Un aparato para cada persona

Es básico que tengas claro que cada paciente es diferente y, por ello, el CPAP debe adaptarse a ti. Por una parte, la mascarilla debe tener un tamaño adecuado a tu rostro. Si no encaja bien y se producen fugas, el aparato perderá efectividad y, además, te encontrarás más molesto.

Para que eso no ocurra, hay diferentes tipos de mascarillas para CPAP, según la superficie que cubran: faciales, nasales y de almohadillas. Si el que sufre apnea del sueño es tu hijo y le han prescrito este tratamiento, no hay problema, también existen mascarillas pediátricas.

Por otro lado, el nivel y la gravedad de la apnea del sueño también difiere de unos pacientes a otros. Por ello, la presión del aire recomendada siempre estará adaptada a tus necesidades. No solo eso, sino que los CPAP dan la posibilidad de ir aumentando la presión de forma paulatina (efecto rampa) hasta alcanzar la adecuada para evitar sensación de ahogo que suele aparecer al principio de su uso.

¿Cómo colocar el CPAP correctamente?

Si ya tienes el CPAP, seguro que te han explicado cómo colocarlo correctamente, pero siempre es importante recordar algunos aspectos básicos. Lo primero es que el aparato este en una superficie estable, horizontal y cerca de ti, pero no de la pared o una fuente de calor o agua.

A la hora de colocarlo, es aconsejable que limpies tu nariz con un poco de suero fisiológico, así evitarás que se reseque. Además, conviene que compruebes que los agujeros de la mascarilla no están obstruidos después de ajustarla perfectamente. Seguramente, los primeros días de uso del CPAP notes que te cuesta expulsar el aire, es normal, como todo, es necesario acostumbrarse.

El mantenimiento

Vas a usar tu CPAP todas las noches, y durante varias horas, por eso, el mantenimiento del dispositivo es muy importante. Lo más importante es la higiene para evitar la proliferación de bacterias. Debes limpiar bien la mascarilla con agua jabonosa y dejar secar bien regularmente. También hay que cambiar el filtro de entrada de aire y pasar un paño de vez en cuando por la carcasa.

Por supuesto, si notas algo extraño en tu equipo o no funciona de la manera adecuada, nunca debes manipularlo. Recuerda que puedes estar jugando con tu salud. Cualquier problema en el CPAP debe solucionarlo un experto.

¿Qué más debes saber?

Si te han prescrito el uso de un CPAP para tratar la apnea del sueño seguro que te habrás preguntado cuánto tardarás en acostumbrarte a él y en notar mejoría. Realmente, depende de cada persona. Lo normal es que en un periodo de entre uno y tres meses te hayas adaptado a él. Lo que notarás enseguida es una mejoría en la calidad del sueño.

Otra cuestión importante es que la apnea del sueño suele ser una patología crónica. Pero el uso del CPAP no tiene por qué alterar tu vida cotidiana, ya que solo lo utilizarás por la noche. Además, lo puedes llevar sin problemas si tienes que viajar porque es portátil.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *