Vivir con hipersomnia o cómo quedarse constantemente dormido

Vivir con hipersomnia o cómo quedarse constantemente dormido

¿Te imaginas tener sueño durante todo el día y quedarte dormido a la mínima ocasión? Debes saber que si esto te ocurre, puedes estar padeciendo hipersomnia, también conocida como somnolencia diurna excesiva. ¿Existe un tratamiento para controlar este exceso de sueño?

La hipersomnia es uno de los tantos trastornos del sueño que puede padecer el ser humano. Se manifiesta con una excesiva somnolencia durante el día y también con una gran dificultad para despertar del sueño. De hecho, hay gente que confunde hipersomnia con narcolepsia pero la diferencia entre ambas es que con la narcolepsia se sufren ataques de sueño que pueden provocar el sueño repentino, e incluso la cataplejía, la pérdida del control de los músculos debido a emociones fuertes (cataplejía).

Al padecer de hipersomnia, cuando el sujeto se levanta de su momento de sueño no siente una reparación total de éste y arrastra durante gran parte del día una sensación de pesadez y somnolencia que puede llegar a condicionar su día a día y tenerlo incluso hasta por la noche, al irse a la cama.

Causas de la hipersomnia

Pero ¿por qué puede ocurrirnos esto? las causas de la hipersomnia son muchas, y en algunos casos identificándolas se puede eliminar este problema de forma gradual. Enfermedades sistémicas, enfermedades neurológicas, enfermedades del control del ritmo sueño-vigilia… e incluso por la ingesta de fármacos que pueden alterar nuestro sueño y provocar esa desagradable somnolencia diurna. Al eliminar éstos, muchas veces el paciente vuelve a recuperar su ciclo natural del sueño.

Sin embargo, la hipersomnia puede estar vinculadas a otras enfermedades, desde respiratorias como la apnea del sueño, hasta bronquitis crónica, enfisemas, hipoventilación crónica, insuficiencia cardiaca, hipotiroidismo, enfermedades renales o hepáticas… aunque si se descartan algunas de estas enfermedades, nos encontramos con una enfermedad del sueño propiamente dicha.

Aunque suele tener mejor evolución que la narcolepsia, la hipersomnia necesita una identificación y un tratamiento certero para poder ponerle fin lo antes posible. Llevar a cabo un Test de Latencias Múltiples para conocer el tiempo requerido para entrar en sueño en 5 siestas separadas dos horas, durante un mismo día es uno de los más habituales, pudiendo saber si la latencia de entrada en sueño es menor de 5 minutos. Si se entra en REM al comienzo o a los pocos minutos del inicio del sueño en dos o más siestas, el diagnóstico más probable será otro: narcolepsia.

Cómo tratar la hipersomnia

Antes de llevar a cabo un tratamiento de la hipersomnia es preciso averiguar que enfermedad la produce y por tanto identificar un tratamiento de la enfermedad. Un claro ejemplo lo tenemos en el conocido como síndrome de apneas obstructivas del sueño donde el tratamiento con CPAP está comprobado que mejora de forma sobresaliente la somnolencia y la sensación de cansancio desde el primer día de uso del aparato.

En los últimos años además se han introducido en el mercado, prometedores fármacos sin efectos secundarios para tratar la hipersomnia y sin efectos sobre los demás síntomas de la narcolepsia (cataplejia, parálisis, alucinaciones.)  Una solución que ayuda a reducir notablemente esa somnolencia diurna y mejorar la vida de quien padece este trastorno del sueño.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *