APNEA DEL SUEÑO Y DEMENCIA

APNEA DEL SUEÑO Y DEMENCIA

APNEA DEL SUEÑO Y DEMENCIA

El buen descanso y la prevención de enfermedades neurológicas

Descansar bien y de forma continuada debe ser una prioridad para todo el mundo desde que nacemos hasta que nos hacemos mayores. Un buen descanso es sinónimo de salud. Y también previene la aparición de enfermedades neurológicas relacionadas como por ejemplo el alzheimer. Partiendo de esta base, ¿qué relación podíamos discernir entre apnea del sueño y demencia? (LEER MÁS)

Si padeces apnea del sueño o crees que puedes sufrir este trastorno obstructivo del sueño es mejor que empieces desde ya un tratamiento efectivo para corregirlo, ¿por qué? Porque tú cerebro estaría sufriendo daños irreparables según un estudio publicado por la revista European Respiratory Journal. La apnea obstructiva del sueño se encuentra relacionado con cambios en la estructura del cerebro algo que también se observa en las primeras etapas de la demencia y he ahí una de las principales consecuencias por las cuales un tratamiento contra la apnea del sueño es de todas luces imprescindible.

Durante la noche en las personas que sufren apnea del sueño las paredes de la garganta se relajan y se estrechan provocando pausas en la respiración y por ende una reducción de los niveles de oxígeno en la sangre. Según este estudio, dicha disminución de oxígeno estaría relacionada con una reducción de los lóbulos temporales del cerebro además de una disminución progresiva en la memoria y la consecuente aparición de demencia o alzheimer. Este estudio, llevado a cabo por la Universidad de Sydney en Australia, lanza además otros datos cuanto menos destacables y es que entre el 30 y el 50% del riesgo de demencia se debe a factores modificables, como depresión, presión arterial alta, obesidad y tabaquismo. Y también como consecuencia de diversos trastornos del sueño como es el caso de la apnea del sueño. El descanso, qué duda cabe, es imprescindible pero un descanso de calidad y sin riesgos.

Así se llevó a cabo el estudio

Para este estudio, donde se trabajó específicamente en encontrar la relación entre la apnea obstructiva del sueño y sus efectos sobre el cerebro y las capacidades cognitivas, se trabajaron con un grupo de 83 personas de edades comprendidas entre 51 y 88 años. Personas que ya habían acudido a especialistas preocupados por pérdidas de memoria o estados de ánimo depresivos pero que aún no tenían un diagnóstico de AOS.

A lo largo de la evaluación, cada participante fue estudiado por sus habilidades de memoria y síntomas de depresión. También a cada uno se le realizó una resonancia magnética para medir las dimensiones de cada área del cerebro. Más tarde los participantes asistieron a una clínica de sueño donde fueron monitorizados por la noche en busca de signos de apnea mediante una polisomnografía capaz de registrar la actividad cerebral además de los niveles de oxígeno en la sangre, la frecuencia cardiaca, la respiración y también los movimientos.

Entre otras conclusiones los científicos vieron que los pacientes que presentaban bajos niveles de oxígeno en la sangre mientras dormían tenían menor grosor en los lóbulos temporales izquierdo y derecho del cerebro, zonas donde habita la memoria y las que se ven afectadas en la demencia. Mientras que los pacientes con signos de AOS también fueron más propensos a tener un mayor grosor en otras regiones del cerebro, que según los investigadores podrían ser signos de que el cerebro reacciona a niveles más bajos de oxígeno con inflamación e hinchazón.

Desde el estudio se recomienda evaluar a las personas sobre si sufren o no apnea del sueño a partir de cierta edad. También preguntar a los pacientes mayores que asisten a las clínicas del sueño sobre su memoria y habilidades de pensamiento, y llevar a cabo las pruebas oportunas.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *