Cómo el ejercicio físico ayuda a mejorar y prevenir la apnea del sueño

Cómo el ejercicio físico ayuda a mejorar y prevenir la apnea del sueño

Cómo el ejercicio físico ayuda a mejorar y prevenir la apnea del sueño

A estas alturas no descubrimos nada nuevo si afirmamos con total rotundidad que el ejercicio físico es bueno para la salud. Sin embargo, en nuestro campo éste cobra especial importancia ya que tiene un doble beneficio que es imposible pasar por alto. Por un lado, ayuda a prevenir la apnea del sueño pero por otro, también ayuda a que las personas que tienen este trastorno respiratorio puedan mejorar su calidad de vida. Sin embargo, ¿cómo ayuda directamente la práctica de ejercicio físico?

Practicar deporte no solo nos ayuda a lucir un mejor estado físico. Es bueno para nuestra salud mental, para el control del estrés, mejora el ritmo cardiaco, la flexibilidad y el estado de las articulaciones e incluso hasta nuestra piel nota los beneficios. Pero también nos ayuda a dormir mejor y esto en personas con trastorno obstructivo del sueño es un plus a tener en cuenta.

La práctica de ejercicio físico ayuda a que los pulmones y las fosas nasales estén en mejores condiciones. Algo que es indispensable cara a dormir de una manera mucho más saludable. Se han publicado diferentes estudios sobre este tema, pero es importante resaltar una reciente investigación que ha tenido lugar en Canadá.

Caminar 30 minutos al día frente a la apnea del sueño

El Estudio de Salud de Ontario recopiló los datos médicos, de estilo de vida, sociodemográficos y de salud del sueño de más de 155.000 adultos. Y tomo como eje principal, la actividad física de los participantes tuvieran éstos o no apnea del sueño -enfermedad que afecta al 5% de la población mundial- Los resultados fueron sorprendentes: y es que con un mínimo de actividad física, es decir aunque sea andar 30 minutos al día, hay una reducción del 10% en el riesgo de desarrollar apnea del sueño.

No es preciso salir a correr o llevar a cabo una dura rutina de entrenamientos en gimnasios, si no la actividad física como medida preventiva contra el desarrollo de la apnea del sueño. Dicho estudio, no solo defiende que el simple hecho de caminar se asocia con un menor riesgo de apnea del sueño, sino que además incrementar los minutos que una persona camina al día ayuda a fortalecer ese riesgo menor. Subir los minutos de caminata al día, fortalece también nuestra resistencia y nuestro sistema inmune.

Publicado en la revista científica Journal of Clinical Sleep Medicine, es importante tener en cuenta que en medio de unos cada vez más altos indicadores de prevalencia de apnea del sueño en niños y adultos a nivel mundial, es muy importante comprender el papel de los factores protectores modificables para la apnea del sueño. Uno de estos factores es, cómo no, el ejercicio físico.

Es en este sentido donde los profesionales de la salud del sueño deben lanzar un mensaje cada vez más intenso y repetitivo: que los pacientes hagan más ejercicio. Aunque hasta hace poco la apnea del sueño era solo un problema de salud entre adultos, éste sigue aumentando en todas las franjas de esas, de hecho el 2% de la población infantil padecen apnea del sueño y muchos de ellos sin diagnosticar con el riesgo que esto supone.

No tratar un problema tan serio como es la apnea del sueño implica estar más proclive a sufrir un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, ictus, hipertensión arterial y otras tantas enfermedades graves. La apnea es ya junto al insomnio, el trastorno del sueño más prevalente en todo el mundo, donde 7 de cada 10 casos aún siguen siendo “invisibles”.

Entre sus síntomas destacan ronquidos fuertes, episodios en los que se deja de respirar durante el sueño, jadeos al respirar durante el sueño, boca seca, dolor de cabeza a la mañana siguiente, sensación de sueño excesiva durante el día o dificultad para prestar atención mientras se está despierto e irritabilidad, entre otras.

¿Sabes qué es el Síndrome de hipoventilación por obesidad? Te lo contamos AQUÍ.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *