Despertarse con el sonido del despertador no es la mejor manera, ni la única

Despertarse con el sonido del despertador no es la mejor manera, ni la única

Es probablemente el “peor enemigo” de quienes les gusta dormir y mucho: el despertador. Sin embargo, es un elemento imprescindible para poder despertar y empezar el día con nuestros quehaceres diarios pero ¿sabías que amanecer gracias al sonido del despertador no es del todo sano? Existen otras maneras de despertarse sin tanto sobresalto…

Los despertadores del móvil han reemplazado a los despertadores de siempre e incluso a aquellos integrados en las radios de las mesitas de noche. Los antiguos despertadores tenían tanta potencia que, incluso, podían despertar al vecindario entero. Y es que hay sonidos de despertadores muy molestos: agudos, lineales, excéntricos, de imitación a ruidos urbanos y de la naturaleza…

Lo que está claro es que la alarma del despertador puede llegar a condicionar incluso nuestro día. De hecho, un estudio publicado revista científica PLoS One asegura que la melodía que elijamos nos afecta muy directamente.

Son las alarmas melódicas las que mejoran los niveles de alertas y los tonos más agresivos nos hacen sentir más somnolientos, algo que puede tener implicaciones para aquellos profesionales que necesitan incorporarse a su trabajo con altos niveles de atención.

La somnolencia matinal o inercia del sueño es un problema más grave de lo que pensamos ya que si no nos despertamos de una forma adecuada, nuestro rendimiento puede verse perjudicado durante periodos de hasta cuatro horas, incluso sufrir accidentes graves.

Según otro estudio llevado a cabo por la Universidad RMIT de Melbourne, en Australia, asegura las alarmas melódicas no solo nos despiertan más rápido, sino que hacen que nuestro humor mejore, aunque hayamos dormido mal o nos levantemos muy temprano.

Los mejores sonidos con los que despertarse

Lo que está claro es que optar por un despertador al uso o una alarma muy grave puede incluso producirnos problemas cardiacos debido a ese despertar repentino. Por lo que no se recomienda elegir estas opciones en problemas con patologías de estas características o que tienen a tener taquicardias.

Luego está la otra parte, ¿y si elegimos un tono para despertarnos que finalmente no lo hace? podemos llegar tarde al trabajo o a llevar a los niños al colegio, y estos sí que pueden ser problemas serios. Sobre todo, para los más dormilones. Es importante comentar que cuando nos despertamos, lamentablemente nuestro ciclo del sueño se encuentra en la fase más relajada y placentera, y por ende saludable.

Los expertos aconsejan optar por un sonido del despertador gradual, que vaya de menos a más, que no nos despierte de repente si no que nos enteremos de que debemos levantarnos pronto y evitar así que el despertador haga más ruido y nos moleste, tanto a nosotros como a quien duerme con nosotros.

Para ello lo mejor es optar por sonidos emocionalmente más neutros, pero melódicos. ¿Y cuáles son estos? un jingle comercial, la banda sonora de un videojuego que nos gusta o una melodía natural del canto de un pájaro. Y es esta opción la más aconsejable según los expertos: por efectiva y porque nos ayuda a levantarnos sin sobresaltos y con buenas vibraciones: los sonidos de la naturaleza.

De hecho, en la store de tu móvil, tienes infinidad de Apps gratuitas dónde descargar sonidos tan equilibrados como estos y probarlos. Comprobarás como son la mejor opción para abrir los ojos por la mañana.

Y por último, otra alternativa para despertarnos y no usar el bip, bip, bip del despertador es hacerlo mediante el sonido de nuestra canción favorita. Una opción para levantarse radiante y con buen humor ¿por qué no lo pruebas?

Por cierto, ¿sabrías diferenciar la migraña y la falta de descanso? te lo contamos aquí.

Share this post