Mascarilla CPAP para principiantes: cómo colocarla y cómo acostumbrarse

Mascarilla CPAP para principiantes: cómo colocarla y cómo acostumbrarse

Uno de los tratamientos más efectivos para tratar la apnea del sueño es la mascarilla CPAC. Este dispositivo se coloca en la cara del individuo mientras duerme y le proporciona aire a presión gracias a la acción de una máquina a la que va conectada. De esta manera se consigue evitar el colapso de las vías respiratorias.

Como la mascarilla CPAP se usa mientras el sujeto está dormido y es muy importante que esté bien colocada para conseguir aprovechar todas sus ventajas. También requiere de un periodo de adaptación hasta que el usuario logre acostumbrarse a conseguir el sueño con todos los elementos en su cara y cabeza.

La colocación no difiere mucho entra las mascarillas CPAC nasales y faciales. Las primeras se colocan en la nariz y ofrecen un contacto más reducido. Las faciales cubren tanto la nariz como la boca del paciente. Para su correcta sujeción, ambos tipos cuentan con un arnés diseñado para realizar esa tarea.

Existe una gran variedad de modelos, pero en todos ellos lo importante es acomodar la mascarilla CPAC. Para eso cuentan con almohadillas destinadas a este fin. Suelen estar hecho de materiales que ayudan a que la zona nasal se adapte sin problemas.

Si no consigues acomodar la mascarilla CPAP puedes comprobar si el modelo cuenta con almohadillas intercambiables de varios tamaños. Busca y utiliza la que mejor se adapte a ti.

Las llamadas mascarillas CPAP de pillow nasal se caracterizan porque quedan por debajo de la nariz y se colocan cubriendo las fosas nasales. En estos modelos se suele diferenciar entre la fosa nasal izquierda y derecha por lo que deberás prestar atención.

Una vez ya tienes acomodada la mascarilla a la cara es hora de colocar el arnés, que pasa por la parte trasera de la cabeza. En algunos modelos existe la posibilidad de ajustar el arnés de la mascarilla CPAP mediante clips y lengüetas. En esos casos lo mejor es colocarlo en la posición más suelta y después apretarlo para que quede bien fijo a la cabeza, primero en los laterales y luego en la coronilla.

No deben producirse arrugas ni rojeces en la piel debido a la presión. Si se da el caso deberás aflojar el arnés. Es importante encontrar la mascarilla CPAP con el tamaño adecuado para ti para que puedas conseguir la mayor funcionalidad de este dispositivo.

Para acostumbrarse a las mascarillas CPAP tienes que encontrar el modelo adecuado para ti

Adaptarse al uso de las mascarillas CPAC puede requerir bastante tiempo. Es probable que tengas que cambiar de modelo hasta encontrar con el que te encuentres más cómodo. Mantén una buena comunicación con el especialista para conseguir este objetivo cuanto antes.

Es conveniente que sigas manteniendo tus costumbres habituales para irte a la cama. Evita las sustancias excitantes y haz ejercicio. Esto te ayudará a conseguir el sueño con más facilidad. Si las primeras noches te cuesta dormir háblalo con el experto para localizar el problema.

A la hora de colocarte la mascarilla CPAP asegúrate de que cuentas con la movilidad suficiente si por las noches sueles cambiar de posición (dormido o despierto). Para ello, una vez en la cama, y con la mascarilla conectada al aparato que insufla el aire prueba a moverte para comprobar que el dispositivo sigue en su sitio. Esto te ayudará a conseguir más comodidad.

Puedes que tengas que modificar la posición de tu cabeza para que tenga algo más de altura. Asegúrate de contar con una buena almohada para colocarte correctamente. Usa la mascarilla CPAP de manera constante, incluso en las siestas, lo que te ayudará a acostumbrarte y obtener mejores resultados.

Share this post