Mascarillas tipo I, II, IIR, FFP1, FFP2, FFP3, KN95 y N95, ¿en qué se diferencian?

Mascarillas tipo I, II, IIR, FFP1, FFP2, FFP3, KN95 y N95, ¿en qué se diferencian?

Mascarillas tipo I, II, IIR, FFP1, FFP2, FFP3, KN95 y N95, ¿en qué se diferencian?

Desde mayo de 2020 se impuso el uso de mascarillas sanitarias en varios países del mundo, entre ellos España. La necesidad de mantener a raya el virus fue dando paso a la obligación de proteger a los colectivos más vulnerables. A diferencia de lo que muchos creen aún, la mascarilla no te protege a ti sino que usarla hace posible que tú protejas a tu entorno. Aparte del uso de esta se convierte en una imperiosa necesidad el hecho de mantener una cierta distancia de seguridad.

La gran pregunta es; ¿Qué diferencia a unas mascarillas de otras? Las hay de tela caseras, las FFP2 de las que tanto se ha hablado o las de tipo I pero, en realidad, todavía hay demasiados ciudadanos sin la información adecuada al respecto. Te explicamos cuáles son las claves para elegir una mascarilla a partir de estas diferencias que existen entre los tipos I, II, IIR, FFP1, FFP2, FFP3, KN95 o N95.

¿En qué se diferencian los distintos tipos de mascarillas?

Mascarillas Tipo I: Son las desechables más básicas, empleadas por los profesionales no sanitarios. Se recomienda que sean desechadas en menos de 24 horas y de uso que no debería ser superior a las 4 horas ininterrumpidas.

Mascarillas Tipo II: El tipo II es similar al anterior ya que su eficacia va descendiendo a medida que se las usa. Son utilizadas cuando se va a salir a hacer la compra u otras gestiones. También se pueden ver en hospitales y clínicas pero se desechan con cada uso. Este tipo de mascarillas no se pueden reutilizar. En los casos del tipo II de mayor calidad cuenta con unas características similares al tipo IIR.

Mascarillas IIR: Denominadas también mascarillas quirúrgicas, son transpirables y cuentan con acabados suaves. Se incluyen dentro de la normativa UNE. Cuentan con 3 capas. No son reutilizables y forman parte de los productos sanitarios de clase I. No se debe usar durante más de 4 horas seguidas.

Mascarillas FFP2: Las más conocidas entre todas las mascarillas cuentan con opciones con válvula o sin válvula aunque las más conocidas son sin válvula. Ofrece una mayor barrera frente al virus además de proteger al resto de personas. De ahí que esté considerada la más óptima. Está suscrita a las normas ISO9001 e ISO13485. La diferencia principal con respecto a las anteriores es que no solo protege a los demás sino a uno mismo.

Mascarillas FFP3: Similar a la FFP2, el diseño se diferencia en que es más adaptable y que además cuenta con una elevada protección frente al paso de virus y otros tipos de contaminación. Actualmente es la más solicitada junto con la precedente. Sus diferencias son mínimas. De hecho, resultan similares en cuanto a protección. La comodidad de la FFP3 constituye uno de los principales motivos para adquirirla.

Otras mascarillas son la KN95 y la N95 de origen chino y que aportan una protección similar a las desechables de tipo I y II.

¿Pero cuál es la mascarilla que más protege?

Como ya habrá advertido el lector, las mejores mascarillas son la FFP2 y LFFP3. Esto es debido a que estas mascarillas no solo protegen a los demás sino que también constituye una barrera para la propia persona. De ahí que sean los modelos más solicitados. Adicionalmente, son mascarillas más transpirables por lo que resultan cómodas. El resto de tipos son aptos para portar la mascarilla durante pocas horas pero si se necesita utilizar en el entorno laboral o académico, las más resistentes y eficientes en seguridad serán los tipos FFP.

Aquí te ofrecemos una serie de Consejos para saber respirar mejor si llevas mascarilla, ¡toma nota!

Share this post