Malos hábitos en el hogar que empeoran la Apnea del sueño

Malos hábitos en el hogar que empeoran la Apnea del sueño

La apnea del sueño empieza en el lugar de descanso

Aunque el hogar sea sinónimo de descanso, algunos malos hábitos pueden agravar la apnea del sueño, un trastorno en el descanso que desajusta por completo el equilibrio emocional del ser humano, haciendo que viva en un eterno cansancio y que puede terminar generando otro tipo de desgastes de salud. Es por eso que identificar estos errores en la rutina diaria, sería lo más beneficioso para todos.

La apnea del sueño hace referencia a un proceso irregular de respiración durante el sueño que desestabiliza a la persona generando que empiece a roncar, creando irritación en las vías respiratorias, así como otras secuelas como pesadez, cansancio excesivo y malestar en general. Para evitar este cuadro se pueden aplicar ciertas normas que le garantizan a la persona una mejor jornada de descanso.

Los síntomas de la apnea del sueño se pueden evitar determinando las condiciones del lugar del descanso. Una de las reglas de oro es que ese lugar esté destinado única y exclusivamente a dormir. Cuando el espacio para dormir se convierte en el espacio de trabajo e incluso en el espacio de entretenimiento con videojuegos, el cerebro inmediatamente empieza a asociar ese espacio con otra cosa diferente al sueño y por ende se termina desviando la atención al descanso.

Otro factor fundamental es la circulación del aire, bien sea que entre por las ventanas o que provenga de algún sistema de aire acondicionado, en ambos casos cuando esas corrientes pegan directamente a la cara, van generando un choque en la respiración, que con apnea de sueño añadida, terminan ocasionando resequedad, irritación y problemas en las cuerdas vocales debido al exceso de corrientes de aire. Las personas con apnea de sueño suelen dormir con la boca abierta y al percibir este volumen de aire, tendrán secuelas mucho más marcadas.

La alimentación y su incidencia en la apnea del sueño

Una vez determinados los factores externos que pueden influir en la apnea del sueño, es importante hablar de los factores internos, esos malos hábitos que inciden en el cuerpo de manera directa. Los estudios referentes a la apnea del sueño han revelado la alarmante tendencia de que las personas que roncan tienen sobrepeso, siendo este el peor hábito que agudiza este cuadro clínico.

Comer alimentos pesados e incluso la ingesta de alcohol, son dos factores claves en la apnea del sueño y su desarrollo. Los alimentos de difícil digestión seguidos de una jornada de sueño darán como resultado una digestión más lenta que tendrá incidencia directa en la calidad de la respiración. Es necesario que este hábito se erradique de raíz, ya que no solo es el escenario que logra perpetuar la apnea del sueño sino que además puede dar pie a otras complicaciones como el reflujo.

Cuidarse de la apnea del sueño es más fácil de lo que parece, pues todo se puede lograr con disciplina y determinación. Tener la visión de corregir este proceso respiratorio supone mejor calidad de vida y condiciones más óptimas para tener un sueño más reparador y profundo.

Si crees que puedes padecer apnea del sueño habla con tu médico para realizarte un estudio y poner remedio cuanto antes.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *