¿Qué es tener un sueño de calidad?

¿Qué es tener un sueño de calidad?

Dormir bien es clave para poder ser más productivos durante el día.

Por eso, es indispensable tener un sueño de calidad en el que aprovechemos las horas que dedicamos a dormir. Pero ¿cómo podemos lograr esto e, incluso, mejorar todavía más la calidad de nuestro descanso?

¿Qué es un sueño de calidad?

Un sueño de calidad es la mejor forma de definir un descanso completo en el que todas las horas que hemos dedicado a dormir las hemos aprovechado bien. Así, nos levantamos con las energías renovadas y esa sensación de aletargamiento que suele aparecer se va disipando rápidamente en cuanto nos ponemos en marcha.

Cuando hemos tenido un sueño de calidad no nos sentimos cansados a lo largo del día. Es más, es durante la mañana cuando nuestras energías están en su pico más alto y somos más productivos. Por lo tanto, es muy importante cuidar de este tipo de descanso. Pero ¿cómo se hace esto?

Cómo mejorar nuestro descanso

Tener un sueño de calidad no debe ser fruto del azar, sobre todo, si tendemos a dormir mal debido al sonambulismo, apnea del sueño, pesadillas, estrés, etcétera. Existen varias formas de mejorar la calidad de nuestro descanso con unas claves muy sencillas que es necesario que siempre apliquemos. Veamos cuáles son.

  1. Hacer deporte es fundamental

El sedentarismo impide que podamos disfrutar de un sueño de calidad, por eso, si somos personas cuyo trabajo nos obliga a estar demasiado tiempo sentadas, es importante que introduzcamos el deporte como un hábito más.

Si bien es cierto que cuando hacemos ejercicio físico nos sentimos con mucha energía, practicarlo por la mañana o antes de cenar nos ayudará a tener un sueño de calidad. Esto lo empezaremos a notar desde el primer día.

  1. Prestar atención a las condiciones ambientales

En más de una ocasión, hemos sentido demasiado calor o frío al meternos en la cama y esto ha hecho que diésemos varias vueltas sin lograr dormirnos. Por eso, para tener un sueño de calidad es importante mantener una temperatura ambiente de 18 grados.

Asimismo, es importante que cerremos las cortinas y que no haya ningún tipo de luz que pueda entrar en la habitación. La razón está en que para tener un sueño de calidad nuestro organismo tiene que producir una hormona, la melatonina, y si hay alguna luz esto no será posible y repercutirá en nuestro descanso.

  1. Cuidado con las siestas

Las siestas son una excelente opción para recuperar fuerzas tras haber estado toda la mañana trabajando. De esta manera, podremos afrontar la tarde mucho mejor. Eso sí, nunca deben exceder la media hora pues, en caso contrario, evitarán que tengamos un sueño de calidad.

Si nos echamos una siesta de dos horas, cuando llegue la noche será muy difícil que nos quedemos dormidos. Es más, puede que nos veamos en la necesidad de irnos más tarde para la cama. Esto nos impedirá disfrutar de un sueño de calidad.

  1. Cumplir con un horario

Aunque parezca irrelevante, el hecho de que nos acostumbremos a irnos a dormir a una determinada hora favorecerá que tengamos un sueño de calidad. Así, cuando se acerque esa hora nuestro cuerpo ya nos irá avisando de que es momento de descansar.

A esto se le llama higiene del sueño y es muy eficaz para evitar dar vueltas en la cama, no lograr conciliar el sueño y no dormir las horas que necesitamos. Todo esto se puede evitar si mantenemos una rutina para tener un sueño de calidad.

Ahora que ya sabemos qué es un sueño de calidad, cómo poder tenerlo y mejorarlo, es conveniente que pongamos en práctica los consejos expuestos. Aunque no lo parezca, descansar bien nos ayudará a ser más productivos en el trabajo y levantarnos de un mejor ánimo.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *