El sonambulismo afecta a la calidad del sueño

El sonambulismo afecta a la calidad del sueño

¿Sabías que 4 de cada 100 personas en el mundo son sonámbulas?

Una patología del sueño tan peligrosa como silenciosa y que pone sobre la mesa un problema importantísimo: cómo afecta el sonambulismo a la calidad del sueño. Tanto si los sufres como si tienes algún familiar con esta disfunción , esto te interesa…

Aunque es más frecuente en niños que en adultos y, en ocasiones, es incluso objeto de burlas y mofas, el sonambulismo no es ni de lejos una broma. Y podemos sufrirlo todos. En ocasiones, éste se presenta como algo puntual y que puede llegar a desaparecer por si solo sin tener ni tan siquiera que ponerle remedio. Otras veces, sin embargo, ser sonámbulo puede ser un problema mucho más grave y extendido en el tiempo.

Todas estas patologías pasan la barrera de ser importantes cuando, de repente, influyen en nuestra calidad de vida. No descansar o hacerlo mal puede ser un caldo de cultivo para la aparición de enfermedades futuras y, cómo no, hacernos la vida presente mucho más difícil. Despertarse durante la noche y caminar dormido, el signo más característico del sonambulismo, puede condicionar la calidad del sueño. Y hay que ponerle remedio.

Anteriormente en nuestro blog ya os dimos las claves para entender el sonambulismo, sin embargo esta vez vamos más allá y queremos contaros cómo afecta éste a nuestro descanso. Dormir y bien durante 7 u 8 horas cada noche es fundamental para que nuestra mente y nuestro cuerpo descanses, recargar energía y que nuestras defensas estén plenas y en forma. El sonambulismo afecta a todo esto y podemos levantarnos al día siguiente como si no hubiéramos descansado lo suficiente.

El sueño y ser sonámbulo

Hay dos factores de riesgo para entender este problema del sueño. Uno es el genético y otro la edad. Siempre se ha comentado -y es verdad- que el sonambulismo es más propio de los niños pero ¿y si ocurre en adultos? Muchos especialistas coinciden que en estos casos es porque éste se relaciona con otras enfermedades ya preexistentes. Y por otro lado hay que tener en cuenta que el sonambulismo es genético y mucho más frecuente si los dos padres han tenido antecedentes.

El sonambulismo es un trastorno de conducta en fase REM que también se observa con frecuencia entre la población adulta, aunque este problema del sueño afecta a personas con enfermedades degenerativas cerebrales y mayores de 40 años. En algunos casos suele afirmarse que hay personas que al levantarse sienten que han descansado bien sin embargo pueden aparecer otras consecuencias de haber pasado una noche “vagando” por la habitación o por casa como golpes, arañazos o mordeduras. De ahí la importancia de que la persona que lo sufra no tenga acceso fácil a abrir ventanas o puertas.

Pero aunque algunos estudios hablan de un descanso normal, a la larga quien sufre insomnio reduce la calidad de su sueño. Que éste se convierta en un problema crónica implica tomar medicación, por supuesto, pero también implica levantarse con sensación de agotamiento, cansancio o padecer esos dolores de los que hablábamos antes. El sonambulismo no es un mal menor. Y debemos actuar enseguida para tratarlo ya que nuestra salud, nuestra calidad de sueño y la calidad de sueño de nuestras familias puede estar en juego.

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *