El cáncer y los trastornos del sueño

El cáncer y los trastornos del sueño

El cáncer y los trastornos del sueño.

Los trastornos del sueño son, a día de hoy, uno de los motivos más frecuentes de consulta médica a todos los niveles de atención tanto primaria como especialistas de sueño. Este tipo de patologías repercuten negativamente en la salud y calidad de vida de las personas y, en consecuencia, se consideran un problema de salud pública a tener en cuenta. El síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS) que padecen ya más del 10% de la población mundial, se asocia a un mayor riesgo de sufrir otro tipo de enfermedades siendo las cardiovasculares las más estudiadas. En las últimas décadas se ha vinculado la implicación que tienen el insomnio, la falta de sueño y el pronóstico de vida y se ha podido establecer una asociación con diferentes tipos de cáncer. En este blog hemos agrupado toda la información relativa a este tema y estamos seguros de que va a ser de tu interés. ¡Empezamos!

El SAHS y el cáncer; puntos en común.

Hay que tener muy en cuenta que los pacientes con cáncer pueden padecer problemas de sueño y que, tal y como hemos puntualizado, en las últimas décadas se ha estudiado que los trastornos del sueño tienen una posible correlación con algunos tipos de cáncer.

Tanto el SAHS como el cáncer comparten algunos rasgos comunes desde el punto de vista epidemiológico. La revista de patología respiratoria destaca que tanto el cáncer como el SAHS tienen una elevada prevalencia, un gran impacto sociosanitario y algunos potenciales tratamientos para curar estas patologías.

La web Separ recoge que entre un 15% y un 24% de los hombres de mediana edad (41,8 años) en España tienen SAHS y que esta patología no sólo ‘afecta’ a las personas que la sufren sino que incide en su entorno, especialmente a sus parejas.  

El SAHS no sólo provoca Hipoxemia intermitente (HI) sino desestructuración del sueño como alteración del ritmo circadiano (cambios físicos y mentales que ocurren en el transcurso de un día), activación del sistema simpático (forma parte del sistema nervioso autónomo) , incremento de los marcadores inflamatorios (ayudan a conocer el grado de inflamación que tiene una persona)  y disfunciones del sistema inmune (mal funcionamiento). Todos estos hechos están estrechamente relacionados con la malignidad de ciertos cánceres. 

Los trastornos del sueño que se asocian al cáncer.

Antes que nada hay que recordar que las alteraciones del sueño tanto pueden venir por exceso como por defecto del mismo aunque la calidad del descanso sea más importante que las horas que se duerme.

Los trastornos del sueño que se asocian al cáncer son cuatro: Hipersomnia, síndrome de somnolencia, pesadillas e insomnio. El insomnio. De los 4 trastornos del sueño, el insomnio es el que tiene mayor prevalencia llegando hasta el 50% de las personas diagnosticadas de cáncer. 

En resumen,  en las últimas décadas se ha estudiado que existe una correlación entre aquellas personas que sufren trastorno del sueño con algunos tipos de cáncer. Las alteraciones del sueño pueden venir tanto por exceso como por defecto del mismo siendo el insomnio el que tiene mayor prevalencia en los pacientes. Es muy importante detectar si se sufren trastornos del sueño para descartar otras posibles enfermedades que puedan repercutir de forma más negativa en las personas.

Para cualquier duda relacionada con nuestros servicios, tratamientos, diagnósticos y  noticias puedes visitar nuestra página web. Recuerda que tienes a tu disposición nuestra tienda online con los mejores equipos y primeras marcas. Aprovecha para seguirnos en nuestras RRSS de Instagram, Twitter y LinkedIn para estar al día de todas las novedades sobre el sueño. 

Share this post