Horarios europeos para una mejor conciliación familiar y ¡del sueño!

Horarios europeos para una mejor conciliación familiar y ¡del sueño!

Europa es un crisol de culturas. A lo largo y ancho del continente nos encontramos con pueblos totalmente diferentes, con sus propias costumbres y una historia rica y sin par. Sin embargo, también vivimos en una región del planeta con algunos husos horarios y costumbres en este sentido totalmente diferentes. Los españoles somos los que aprovechamos mejor el día pero también descansamos menos por la noche. ¿Es preciso homogeneizar los horarios europeos para una mejor conciliación del sueño y de la vida en general?

Si comparamos el día a día de una persona adulta en Suecia, con el de un adulto en España podemos encontrar tanto similitudes como grandes diferencias. Grosso modo, al ser humano le gusta sociabilizar, va al trabajo, quizás practique deporte, va al supermercado o a visitar a la familia pero ¿lo hacemos todos los europeos a la misma hora? evidentemente no.

Nuestros vecinos del centro y norte de Europa tienen unos horarios que les permiten mejor conciliar la vida familiar y, por ende, el sueño. Sí es cierto que madrugan más. pero en países como Alemania o Noruega -por citar solo algunos ejemplos- las tiendas abren antes y las jornadas laborales empiezan mucho antes que en nuestro país. Además, paran mucho menos, mientras que en España nos incorporamos más tarde nuestros descansos a mitad de mañana o en horarios de tarde es más amplio.

En el centro y norte de Europa comen antes -a mediodía- y por tanto su jornada laboral acaba mucho antes que el promedio de los trabajos en España. Y aunque ese ritmo de vida está también condicionado por un clima totalmente diferente con menos horas de luz, lo cierto es que nuestros homólogos europeos tienen más tiempo para disfrutar del descanso, de la familia o del ocio. Algo que se traduce en cenar más temprano e irse a dormir antes. Y he aquí cuando tiene especial atención el tema de los horarios europeos y su importancia en el descanso.

Los españoles somos los que dormimos menos horas

Y esto se traduce en menos horas de descanso. Según los expertos un adulto debe dormir entre 7 y 8 horas, más bien esto último. Dormir bien y las horas que tocan es imprescindible para mantener un correcto equilibrio emocional, un buen rendimiento laboral y evita patologías como el sobrepeso, la fatiga, la ansiedad o irritabilidad.

Los españoles cada vez tenemos un horario más tardío para todo. Por norma general, antes cenábamos a las 9 de la noche, un horario ya tardío para la mayoría de países de Europa que cenan entre las 7 y las 8 de la tarde. Las nuevas generaciones incluso están retrasando el horario de la cena a horas intempestivas y si a eso le sumamos un momento de ocio después de cenar (leer, ver la televisión, seguir una serie…) cada vez nos acostamos más tarde y dormimos menos hora. Algo contraproducente si además sufrimos otras patologías como puede ser la apnea del sueño.

Es preciso que “copiemos” los horarios europeos para una mejor conciliación familiar y de sueño. Comer no más tarde de las 13h, cenar no más tarde de las 21h, descansar entre 7 y 8 horas, no irse a dormir por la noche con el estómago lleno y parar mucho menos tiempo en el desayuno, almuerzo y merienda nos ayudaría a aprovechar mejor nuestro horario de trabajo. Tendríamos más tiempo libre y sobre todo unas horas de sueño más placenteras y duraderas.

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *