El insomnio en niños y adolescentes

El insomnio en niños y adolescentes

¿Cómo es el insomnio en estas etapas de la vida?

El insomnio es algo que afecta a personas de todo tipo de edades y condiciones, y aunque se pueda pensar que los factores determinantes tienen que ver con el estrés o las responsabilidades resulta que esto también se presenta en la infancia y en la adolescencia.

Cómo funciona el sueño en las primeras etapas de la vida

El insomnio se puede presentar en cualquier momento a lo largo de la vida, lo que también incluye la infancia y la adolescencia. Para entender esto es interesante conocer cómo se establecen los procesos del sueño desde que nacemos, y es que para un lactante los ciclos del sueño se van estabilizando a lo largo de los primeros meses progresivamente.

Entre los cuatro y seis meses de vida el ciclo del sueño empieza a estabilizarse, y con él los periodos de sueño/vigilia que dependerán de algunos elementos como el hambre. A partir de los nueve meses el sueño será más prolongado y se estabilizará definitivamente, por lo que el insomnio infantil será consecuencia de un desequilibrio en los componentes de esta etapa y puede durar toda la infancia así como afectar en la adolescencia.

Los componentes que determinan el sueño en niños y adolescentes

El desequilibrio de ciertos elementos será el responsable del insomnio en las primeras etapas de la vida, así que es importante conocer al detalle estos elementos para poder prevenir los problemas con el descanso en los niños y encontrar el posible foco del desequilibrio en los adolescentes.

Lo primero a tener en cuenta será los ciclos circadianos, y es que el ritmo circadiano se establecerá en cada bebé aproximadamente a los seis meses de vida y estipulará una hora biológica de sueño, por lo que los padres deben comprender este ciclo y determinar que no existe el insomnio hasta pasada esta edad.

Existe también un componente ambiental en el insomnio y es que la ausencia o presencia de luz a lo largo del día y de la noche afectaría directamente a la producción de melatonina. Cuando existe una carencia en esta sustancia por una inestabilidad de la luz y la oscuridad podrían generarse problemas para dormir: a veces los niños duermen con luz y eso genera problemas en la infancia y en la adolescencia.

La educación también esta muy relacionada con el insomnio en las primeras etapas de la vida ya que el sueño forma parte de los hábitos de una vida saludable. Inculcar una correcta educación en las rutinas del sueño va a ser crucial para que esto se regule desde la infancia y hasta la adolescencia sin presencia de problemas mayores.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *